La Nación Digital. Columna Raíces

Edición 20

La familia Díaz de San José

  • Muy prolífica en Zapote, San Pedro de Montes de Oca, San Francisco de Dos Ríos y Desamparados

    Mauricio Meléndez Obando

    Todavía en la década de los cincuentas del siglo XX, era frecuente que, al nombrar un apellido, invariablemente nuestros padres, abuelos y bisabuelos pudieran relacionarlo con una localidad específica.

    En ese contexto, apellidos como Brenes y Calderón remitían generalmente a Cartago (aunque ya desde el siglo XVIII hubo miembros de esta familia en San José y Heredia); Monge, Ureña y Gamboa, a Desamparados; Bolaños, Zamora y Chaverri, a Heredia; Arce, a Santo Domingo; Soto y Morera, a Alajuela, y así sucesivamente.

    De esta manera, el apellido Díaz lo habrían vinculado, en San José, con los "barrios" de El Zapote (o Concepción), El Mojón, Dos Ríos o Dos Cercas (hoy Zapote, San Pedro de Montes de Oca, San Francisco de Dos Ríos y Desamparados).

    Ya desde mediados del siglo XVIII, encontramos a los Díaz asentados en Zapote, junto a otras familias como los Obando, Amador, Mora, Madrigal, Carvajal, Fernández y Muñoz, entre otras.

    El tronco común de casi todos los Díaz en el Valle Central es Bernardo Marcelo Díaz, quien en 1747 -año de su matrimonio con Tomasa de Jesús Monge- es citado con el apellido Uriarte. Lamentablemente, el cura de San José de esa época no consignó el nombre de los padres de los contrayentes, como debió hacerlo si hubiese acatado la normativa vigente del Concilio de Trento.

    Además, no se encontró ningún documento que diera luz sobre el origen de Bernardo Marcelo; en cambio, su esposa, Tomasa de Jesús, era descendiente del fundador de los Monge de Costa Rica, Felipe Monge Merino, quien arribó a la entonces provincia de Costa Rica a fines del siglo XVI y era natural de Jerez de la Frontera en Andalucía, España. El padre de Tomasa de Jesús fue Cristóbal Monge y su madre, muy posiblemente, Petronila Bonilla.

    Durante el siglo XVIII y hasta 1821 -año de la Independencia-, la gran mayoría de los Díaz son consignados como españoles o mestizos -lo que hace referencia a un origen mixturado de indio y español, como muchos de los antepasados de los costarricenses (de los hispanoamericanos en general)-. Ahora bien, estas personas -a nuestros ojos- es posible que nos hubieran parecido "blancas" pues el antepasado indígena se remontaba, generalmente, al siglo XVII y había ocurrido un proceso de "blanqueamiento".

    Por eso, uno de los mitos más difundidos de la historiografía tradicional y de la mentalidad popular en Costa Rica es la "pureza" o "españolidad" de sus habitantes, claramente diferenciados por sus rasgos fenotípicos del conjunto centroamericano; sin embargo, el origen remoto del pueblo costarricense encuentra sus raíces fundamentales en el mestizaje entre el conquistador español y el indio, y entre estos dos y el africano traído en calidad de esclavo desde los primeros años de la conquista hispana. (Sobre el mestizaje, véanse columnas Nº5 y Nº10).


    Temas de esta edición:
    La descendencia de Bernardo Marcelo y Tomasa de Jesús
    Genealogía descendente de los Díaz Monge

    Glosario
    Familias estudiadas
    Ediciones anteriores



  • Este material tiene derechos reservados ©y no debe ser reproducido sin el permiso explícito del Diario o del servicio en línea. La Nación Edición Electrónica es un servicio de La Nación, S.A. 2001. Para mayor información, escriba a webmaster@nacion.co.cr