Nota:

Para tratarlas. Existen medicamentos como sulfazalacina y la mesalamina. En casos más severos se usan esteroides e inmunorreguladores.
Foto: Archivo / La Nación

Enfermedad inflamatoria intestinal (CUCI y Chron)
 

El cuerpo se ataca a sí mismo

Las personas con estas enfermedades deben estar bajo un estricto control médico

Pablo Fonseca
pfonseca@nacion.com

La enfermedad inflamatoria intestinal es un mal con el que usted tendrá que aprender a convivir si algún día le es diagnosticada.

Aunque es peligrosa si un profesional no lleva un control estricto de su caso, existen medicamentos y procedimientos avanzados que usted podrá seguir para tener una mejor calidad de vida.

Es erróneo decir que se padece una “colitis nerviosa” cuando lo que hay es espasmo o colon irritable y en esos casos no hay inflamación, lo que sí caracteriza a una enfermedad inflamatoria intestinal.

Desde la úlcera. Las colitis ulcerativas son enfermedades del colon producto de úlceras. Las úlceras son una discontinuidad de la primera piel de los órganos, llamada mucosa.

Son dos las principales enfermedades que producen ulceraciones múltiples en el colon e intestino, una de las cuales es precisamente la colitis ulcerativa crónica inespecífica, conocida por sus siglas como CUCI. La otra enfermedad que produce ulceraciones colónicas es la enfermedad de Chron.

La mayoría de los estudios apuntan a que ambas enfermedades son autoinmunes. Esto quiere decir que nacen porque las mismas defensas se vuelven contra la persona, especialmente contra el colon aunque también puede afectar la piel, las articulaciones y las vías biliares, entre otros ejemplos.

La diferencia es que la CUCI afecta casi siempre solo la primera capa de la mucosa, mientras que el Chron afecta todo el grosor de la pared del colon.

Además, el Chron afecta usualmente la parte del colon derecho y la parte del intestino terminal; la CUCI afecta solamente el recto y el colon, sin influir en el intestino delgado.

En el padecimiento de la enfermedad inflamatoria intestinal puede influir levemente la carga genética, aunque son pocos los casos en que se transmite entre las familias.

Es más común en mujeres, y a pesar de que puede atacar en cualquier edad, es más frecuente en adultos jóvenes.

Síntomas. La CUCI y Chron se manifiesta especialmente por medio de la diarrea con sangre. Muchas personas asocian la sangre en las heces directamente con las hemorroides, sin embargo este puede ser un síntoma también del CUCI o Chron y hasta del cáncer de colon.

Además, pueden pasar periodos grandes de remisiones, en que no se manifiesta. Sin embargo, quien la padece nunca se va a curar de ella y debe estar bajo estricto control.

Precisamente, el trabajo del profesional en medicina es lograr que las remisiones (periodos de curación) sean de gran duración, y así la enfermedad esté controlada.

En caso contrario, pueden aparecer las complicaciones como el cáncer de colon.

La aparición de este cáncer está asociada a la duración y extensión colónica de la enfermedad. Una persona con más de una década de padecer la enfermedad tiene más posibilidades de desarrollar cáncer que una con menos años. Entre más intestino comprometido, existe mayor probabilidad de tener esta complicación.

Fuente: Dr. Manuel Chaves Cervantes. Especialista en aparato digestivo. Hospital Clínica Bíblica.



© LA NACION S.A. 2006. Diseño: Luis Eduardo Díaz. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com