Eurocopa: goleador va por su revancha

Esto es historia. Los griegos Georgios Karagounis (derecha) y Vassilius Tsartas dan la vuelta olímpica con el trofeo Henry Delaunay.
AFP/LA NACIÓN

Lisboa (Portugal). Reuters.

LISBOA. La extraordinaria odisea griega en la Eurocopa 2004 terminó ayer con una victoria de 1-0 frente a Portugal en la final, coronándose campeón de Europa por primera vez en su historia.

Grecia, que nunca antes había ganado un partido en un gran torneo, levantó el trofeo gracias a un gol de cabeza del delantero Angelos Charisteas en el minuto 57.

Los griegos demostraron toda la tenacidad defensiva que han tenido a lo largo del torneo y que los ha llevado hasta una victoria en la final frente a Portugal, algo que no podrían haber soñado sus más fervientes seguidores antes del torneo.

La victoria de los griegos también fue el triunfo del alemán Otto Rehhagel, quien puso a Grecia en la cima del futbol europeo en menos de tres años y se convirtió en el primer entrenador que gana una Eurocopa con un país distinto al suyo.

El resultado de la final acabó con los sueños de Portugal, que también disputaba su primera final, y confirmó que la victoria de Grecia por 2-1 frente a la selección anfitriona en el partido inaugural, hace tres semanas, no fue una casualidad.

La victoria sobre Francia en los cuartos de final convirtió a Grecia en el primer equipo capaz de vencer a los anfitriones y a los defensores del título en la misma competición, y alcanzaron la final con un superlativo esfuerzo frente a la talentosa República Checa en semifinales.

Muchos pensaron que ese trabajo duro en la prórroga del jueves los dejaría mermados para competir con el anfitrión, que se había recuperado de su decepción en el partido inaugural.

Pero los griegos, con su disciplina táctica, desarrollaron sin problemas su fortaleza y su formidable trabajo en equipo.

Griegos atrevidos

El trabajo de Miguel y Maniche fue todo lo que Portugal mostró en la primera parte, mientras que el guardameta Ricardo tuvo que intervenir para evitar que Charisteas culminara una buena aproximación de los griegos al área portuguesa.

Fue un primer tiempo con poca calidad, lo que no pareció importar a los cerca de 15.000 aficionados griegos presentes en las gradas, que animaron constantemente.

La algarabía de los griegos aumentó en el minuto 57, cuando tomaron ventaja. Un balón conducido por el lateral derecho Yourkas Seitaridis terminó en el primer tiro de esquina que tuvo Grecia.

Angelos Basinas envió el balón a la boca del arco y Charisteas saltó, anticipándose a los defensas portugueses sin que el guardameta Ricardo pudiera evitar el gol.

El delantero, que también anotó de cabeza el gol que dejó fuera del torneo a Francia, fue inmediatamente enterrado bajo una masa de griegos que celebraban, pero rápidamente regresaron a la defensa.

Cristiano Ronaldo y Luis Figo tuvieron ocasiones claras de gol para Portugal, que había marcado al menos un gol en sus 13 últimos juegos.

Ronaldo disparó fuera de nuevo desde el borde del área en el 74’.

Pero, como habían hecho durante el torneo, los griegos aguantaron todos los ataques de los locales y se llevaron sorpresivamente el título.