Otra pérdida del bronce ante Argentina en Panamericanos 79


Aunque fue uno de los equipos que mejor futbol practicó en los VIII Juegos Deportivos Panamericanos de San Juan (Puerto Rico), entre junio y julio de 1979, Costa Rica no tuvo el suficiente poder ofensivo y dejó de cumplir una de sus principales metas esa vez: conseguir una de las tres medallas en disputa.

Los delanteros estuvieron flojos y fallaron ocasiones propicias para anotar en los juegos decisivos. Por ello, el peso del conjunto recayó del mediocampo hacia atrás, con elementos que en realidad se lucieron; uno de ellos, José Manuel Chinimba Rojas, respondió con talento y tres importantes goles.

La historia en esas condiciones tuvo que repetirse a la que se había dado cuatro años antes, en las justas de México 75, donde Argentina venció 0 a 2 a Costa Rica en la disputa de la presea de bronce. Un marcador similar se dio en San Juan y, desde ese punto de vista, estuvimos mal en el balance.

Primero hubo que pasar una eliminatoria Sub-23, que se jugó en abril de ese año con el Torneo Unión Centroamericana (UCA), en Guatemala. Allí la Selección le ganó a El Salvador (2 a 1 y 4 a 1) y a Nicaragua (4 a 0 y 1 a 0), pero no pudo con los locales, que nos derrotaron dos veces, 0 a 2. Estos resultados, sin pena ni gloria, dieron los suficientes puntos para clasificar a los Panamericanos.

A Puerto Rico, el entrenador español Antonio Moyano Reyna llevó lo mejor de nuestro balompié: los guardavallas Marco Antonio Rojas y Gladstone Edmond; los zagueros Nelson Bastos, Miguel Lacey, Alvaro Castro, Carlos Watson y Enrique Díaz; los medios Asdrúbal Yuba Paniagua, José Manuel Chinimba Rojas, Róger Alvarez, Hérberth Quesada y Manuel Gerardo Puro Ureña; Rafael Angel Camacho, Gerardo Cebolla Gutiérrez, Carlos Solano, Jorge Manuel Gugui Ulate, Gerardo Solano y Wílliam Fischer.

Costa Rica tuvo un buen debut en el grupo A ante Bermudas, al que doblegó 3 a 1 -con dos tantos de Rojas-, y obtuvo así el boleto a la segunda ronda.

Antes de jugar esa fase debió enfrentar al otro integrante del bloque, Argentina, pero no pudo superarlo y sucumbió 0 a 1.

En la segunda etapa compartió el grupo B con Brasil y Puerto Rico.

Con goles inocentes, los brasileños nos ganaron 1 a 3 y recibieron la única conquista en contra del torneo, obra de Chinimba Rojas, en tiro de penal. Luego, la Tricolor le propinó una paliza a Puerto Rico (4 a 0) y de esta forma pudo optar al bronce. El rival fue de nuevo Argentina.

Dominio tico en la primera parte, por culpa de Enrique Díaz y sus diabluras con el balón, que hicieron estragos en los suramericanos. Pero un fallo de Carlos Watson, al retener un balón -Salvador Mastrosimone lo capitalizó con oportunismo-, y un autogol de Nelson Bastos, proporcionaron el triunfo 0 a 2 a favor de Argentina.

El oro correspondió a Brasil, al golear a Cuba 3 a 0.

Prevaleció la tristeza por clasificarse en el cuarto lugar y una vez más quedó en evidencia la falta de roce internacional de la delantera. Mientras el portero Marcos Rojas fue castigado un año de inactividad en la Selección, por incurrir en actos de indisciplina, Chinimba Rojas tuvo el honor de ser incluido por la prensa puertorriqueña en el equipo ideal de los Juegos Panamericanos.

[Pie de foto: Gerardo Solano (11) la prende de derecha y vence el esfuerzo de Arnold West y Wendell Simons. Fue el primer gol tico ante Bermudas (3 a 1), en los Juegos de 1979.]


[Anterior] [Siguiente] [Portada Suplemento] [Portada La Nación Digital]