Canadá y Honduras se interpusieron en la ruta a México 86


Con vistas a España 82 se produjo el inaudito acuerdo de cambiar sobre la marcha al director técnico y la misma película se repitió, cuatro años más tarde, para México 86. Una lección nunca aprendida y, como consecuencia, el descalabro deportivo fue inevitable.

Una vez que Costa Rica regresó de la Olimpiada de Los Angeles 84, la participación del español Antonio Moyano Reyna fue desestimada por dirigentes de la Fedefútbol, quienes esperaron unos seis meses para nombrar un sustituto, el brasileño Odir Jacques Ferreira.

La primera ronda eliminatoria del Mundial 86 se superó por el retiro de Barbados, que adujo insuficiencia de recursos económicos. La siguiente fase sería ante Trinidad y Tobago y Estados Unidos, entre abril y mayo de 1985, pero Jacques duró poco en el cargo.

La causa del suramericano fue polémica desde un principio, por la convocatoria de figuras de Segunda División (Johnny Williams, Franklin Carrillo, Waldir Rodríguez y Luis Mackenzie), así como otras a las que se daba por acabadas; tal el caso de Gladstone Edmond y Asdrúbal Yuba Paniagua, principalmente.

El resto del grupo lo integraron el arquero Román González; los defensores Mínor Alpízar, Freddy Méndez, Miguel Lacey y Marvin Obando; los volantes Nilton Nóbrega, Alvaro Solano, Oscar Ramírez y Tomás Velásquez; y los atacantes Franklin Williams, Jorge Ulate, Evaristo Coronado y Enrique Díaz.

Los primeros resultados de la eliminatoria contra los trinitarios (3 a 0 y 1 a 1) provocaron la destitución de Odir, a 26 días del siguiente compromiso: Estados Unidos. La adjudicación del puesto a Moyano Reyna únicamente duró tres días porque, tras varias negociaciones federativas, se descartó su nombre y se aceptó el de Alvaro Grant Mac Donald, entrenador de Alajuelense, casualmente la base de la escuadra tricolor.

El experimento resultó frente a los estadounidenses, con quienes se igualó 1 a 1 en Alajuela y se les venció 1 a 0 en Los Angeles, gracias al gol de cabeza de Coronado. Pero fue un fiasco en la triangular final ante Honduras (2 a 2 y 1 a 3) y Canadá (1 a 1 y 0 a 0), entre agosto y setiembre de 1985.

Por orden de Mac Donald, la portería fue defendida por Alejandro González y Marco A. Rojas; en la zaga participaron Raquel Ledezma, Róger Flores, Rodolfo Mills, Wílliam Guillén, Edwin Salazar, César Hines y Tomás Segura; los medios Jorge Cheves, Juan Cayasso, Alvaro Solano, Oscar Ramírez, Germán Chavarría, Alexandre Guimaraes y Luis Galagarza; y los delanteros Jorge Contreras, Evaristo Coronado, Omar Arroyo, Jorge Ulate, Franklin Williams, Leonidas Leoni Flores y Johnny Williams.

Acertados en defensa, el conjunto tuvo altibajos en el resto de sus líneas y nunca exhibió contundencia ni juego asociado. Canadá fue el único clasificado al Mundial de México 86.

[Pie de foto: Roberto Macho Figueroa (al centro) fue el verdugo hondureño en 1985 pues anotó tres goles en la serie ante Costa Rica. Edwin Salazar y Róger Flores tuvieron esa vez dificultades para contener su futbol.]


[Anterior] [Siguiente] [Portada Suplemento] [Portada La Nación Digital]