San José, Costa Rica. Domingo 20 de agosto, 2006.
Inicio
Variedad
Reportajes
Columnas
Moda
Buena vida
Salud
Niños
Anteriores

Galerías de fotos:

Tragedia del Virilla 1926

Reportajes

Foto Principal: 1336188
La Orquesta
Costa Rica Swing Boys triunfó en Ecuador en la década de 1950 y tocó junto a Julio Jaramillo.
Reproducciones de Alfredo Huerta / ParaLA NACIÓN
Música

Reconocidos pero olvidados

Buen tono. A mediados del siglo XX, la música en Costa Rica tuvo calidad de exportación. Aunque los nombres de algunos de esos artistas han ido olvidándose, son muchos los músicos que resaltaron en esa época.

Pablo Fonseca Q. pfonseca@nacion.com

Cada día está más lejana la época en que los músicos y los cantantes necesitaban solo de ellos mismos -y no de un sintetizador musical conectado a una computadora- para congraciarse con el público.

A mediados del siglo anterior, en los años de 1950, muchos músicos y cantantes costarricenses resaltaron en el panorama artístico latinoamericano con esas condiciones.

Sus voces y su manera de interpretar los instrumentos los hicieron famosos en buena parte del continente.

Algunos han muerto, otros continúan con vida, pero casi todos pasaron al olvido hace ya varias décadas y sus nombres bien pueden sonar extraños a los oídos de las nuevas generaciones, que de aquellos años -y con un poco de suerte- tal vez recuerden el nombre de Ray Tico o el de Chavela Vargas.

Durante los últimos años, Mario Zaldívar, escritor nacional y amante de la música popular latinoamericana, ha dedicado buena parte de su tiempo libre a investigar esta época histórica de la música costarricense.

Robándole horas a las noches o a los fines de semana, Zaldívar ha logrado compilar buena parte del material que espera publicar como un libro el próximo año.

Este trabajo será un complemento para Imágenes de la música popular de Costa Rica, 1939-1965. En ese texto, del año pasado, el autor invita a los lectores a recorrer el tema con más de 150 imágenes comentadas.

Foto Flotante: 1336191
Mario Zaldívar
ha investigado la historia de la música popular costarricense en los últimos años.
Alfredo Huerta /LA NACIÓN

Ahora, con esta nueva investigación, Zaldívar espera profundizar sobre el tema de los músicos costarricenses en el extranjero durante ese mismo período de grandes éxitos para los ticos y los latinoamericanos en general.

Proa le presenta hoy un adelanto de esta investigación.

Entre famosos. La Orquesta Costa Rica Swing Boys fue una de las más reconocidas en la década de 1950. Estuvo formada por ticos y ecuatorianos. Su director y fundador fue Fabio Bustillos, quien además era el baterista.

En esta banda también tocaron otros costarricenses como Odilón Jiménez, Jorge Abril, Wálter Vargas, Alciones Sala, Orlando Silva y Napoleón Murillo.

Foto Flotante: 1336196
El tico
Alfredo Barrantes (izquierda) junto al famoso bolerista Felipe Pirela (derecha). La persona del centro no está identificada.
Alfredo Huerta /LA NACIÓN

La Costa Rica Swing Boys fue una de las orquestas más reconocidas de su época en Ecuador, donde tenía su sede, y en varios países vecinos. Prueba de ello es que acompañó y grabó piezas junto a Daniel Santos y Julio Jaramillo, con quienes realizaron cuatro grabaciones.

La investigación de Zaldívar concluyó que fue la segunda orquesta más famosa de este país suramericano, solo superada por la de Milo Blacio.

Este conjunto estaba integrado por 13 músicos, lo cual la convertía en una orquesta relativamente grande, casi inimaginable en nuestros días.

Ha quedado en el olvido en parte porque en Costa Rica nunca se presentaron. Bustillo se fue a Ecuador y luego se llevó a otros músicos a tiempo completo, lo cual también da muestras de la alta demanda que tenían sus interpretaciones.

Realizaron, además, cuatro grabaciones.

Alfredo Barrantes. Alfredo Barrantes fue uno de los solistas que logró gran reconocimiento en Ecuador y Suramérica. En una de las fotografías que Zaldívar rescató, aparece junto a Felipe Pirela, "el gran bolerista de América".

Barrantes nació en Alajuela y cantó tanto con la Orquesta Marival como con la de Isaac Segundo Barahona.

Foto Flotante: 1336187
'Kiko' Barahona
(el trompetista del extremo izquierdo) formó parte de la Orquesta de Pérez Prado.
Alfredo Huerta/LA NACIÓN

En nuestro país, no obstante, tuvo poca acogida. Entonces viajó a Ecuador, donde trabajó con varias orquestas, hasta llegar a la de Milo Blacio, la más importante de Ecuador.

Barrantes se convirtió en un cantante solo superado por Julio Jaramillo, considerado como un ídolo de la canción romántica, desde inicios de los años 1950.

Posteriormente, Barrantes fundó el conjunto Guayas y siguió cosechando éxitos con composiciones de calidad en temas tropicales y románticos, géneros que son difíciles de manejar para un mismo intérprete.

Barrantes murió en Ecuador, pero Zaldívar ha conseguido dos discos compactos con numerosas piezas musicales de las que grabó allá.

Alciones Salas. Como se indicó anteriormente, Alciones Salas fue miembro de la Orquesta Costa Rica Swing Boys.

Desde joven, trabajó como músico y perteneció a la Orquesta de Julio Barquero, una de las más importantes en nuestro país a mediados de siglo.

Después de integrar esta orquesta, Salas viajó a Ecuador, donde se unió a la orquesta de Milo Blacio como saxofonista.

Ahí se casó con Hilda Blacio, una de las hijas del director de la orquesta.

Años después, fundó en Ecuador su propio conjunto (la Orquesta de Alciones Salas), cuyo cantante era el famoso bolerista Marino Álvarez.

Foto Flotante: 1336190
El brasileño
Almirante Jonás (arriba al centro) tuvo una orquesta muy famosa de 12 miembros. De ellos, 10 fueron ticos.
Alfredo Huerta /LA NACIÓN

Cuando regresó a Costa Rica, siguió con su orquesta pero posteriormente pasó a la Orquesta Bidvensae.

Durante una visita al Perú, su agrupación se dio "el lujo" de alternar con Mario Moreno Cantinflas en las presentaciones, lo que da fe de su enorme prestigio.

Salas vive actualmente en San Ramón al lado de su esposa.

El almirante Jonás. Una de las orquestas que mejor se recuerda de aquellos años es la Orquesta del almirante Jonás. De 12 miembros que tenía, 10 fueron ticos.

El almirante Jonás fue un brasileño que vino a Costa Rica por la fama que tenían sus músicos. Asistió al Chez Marcel, un local entonces ubicado en las inmediaciones del Parque Morazán, y terminó contratando y llevándose a Perú a diez músicos ticos.

En la orquesta participó como cantante el ecuatoriano Fausto Gortaire.

Entre los costarricenses se destacan Gil Vega, quien fundó una orquesta con su nombre que fue muy famosa entre 1960 y 1980.

También participaron en esta agrupación José María Cochecho Solís, quien después dirigiría la Súper Orquesta Costa Rica, y Manuel Rojas, quien está considerado uno de los mejores trompetistas nacidos en nuestro país.

Foto Flotante: 1336186
Alciones Salas,
quien aún vive y es vecino de San Ramón, triunfó como saxofonista en Ecuador. Luego tuvo su orquesta.
Alfredo Huerta /LA NACIÓN

'Kiko' Barahona. En la Orquesta de Pérez Prado tocó como primera trompeta el nacional Kiko Barahona, hermano de Lubín Barahona.

Kiko fue un excelente compositor en materia romántica y tropical. Fue en la década de 1950, cuando viajó a Estados Unidos, que se incorporó a esa orquesta.

La fotografía de este reportaje pertenece a una gira que realizaron a Japón con Pérez Prado en 1963, en la cúspide de la gloria.

Kiko pasó también por las orquestas de Arsenio Rodríguez y de Mariano Mercerón.

En 1970 regresó a Costa Rica y fundó el Combo de Kiko. Falleció hace un par de años, tras regresar a la orquesta de su hermano.

'Julita' Cortés. En 1958, Julita Cortés, nieta del expresidente León Cortés, viajó a Europa para trabajar como diplomática.

Un año más tarde, en París, entró a formar parte del grupo Los Machucambos, al lado de Rafael Gayoso y Romano Zanotti.

En esos años se hicieron mundialmente famosos y grabaron cantidad de discos del folclor latinoamericano: valsecitos peruanos, corridos mexicanos, cumbias colombianas y hasta sambas brasileñas.

Cortés, a quien en muchas ocasiones confunden con una paraguaya, era la primera voz de la agrupación y ha cantado en el Tetro Olympia de París, un escenario reservado solo para los consagrados de la música popular.

Actualmente, reside en Escazú, pero periódicamente realiza presentaciones en la capital francesa junto a sus compañeros.





| Arriba |