Costa Rica, Domingo 7 de octubre de 2007

/PROA

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Tinta Fresca

Virginidad e intromisión

 Averiguar es alterar, aprender es reemplazar

Rodolfo Arias F. | rodarias@nacion.com

Este no es un artículo sobre adolescentes embarazadas o padres irresponsables. La historia tiene otro rumbo y empieza allá por 1972. Tamarindo era una playa desierta; nuestra tienda de campaña, un triángulo naranja perdido en una eternidad de almendros y palmeras. Unos pescadores nos invitaron a sacar cambute. Balanceándonos en medio de la bahía, recibíamos de los buzos las enormes conchas y las poníamos en el bote.

Hace poco dieron por cable un reportaje de ese mismo lugar. La droga y la prostitución campean en las calles del pueblo, que ha crecido a lo loco mientras proliferan los desarrollos hoteleros de todo tipo. ¿Qué se habrán hecho los pescadores? ¿Quedará algún cambute vivo en el lecho de la bahía?

Que Tamarindo haya sido violada y vuelta a violar mil veces, no admite duda. Se me ocurrió preguntar: ¿Cuándo perdió su virginidad? ¿Fue desde la primera vez que un pescador medró en sus aguas? Luego amplié: ¿Todo proceso civilizatorio es un proceso violatorio? No necesariamente: ¿Cuánto abusaron del lejano oeste los piel roja, famosos porque habían conservado el equilibrio biológico de las praderas norteamericanas?

Amplié aún más: ¿Perdió la Tierra su virginidad con la aparición de nuestra especie? Si la respuesta fuera afirmativa: ¿Será que mejor ese tercer chimpancé nunca hubiera mutado? Obviamente no. ¿Será entonces que toda virginidad cobra sentido justamente cuando desaparece?

Seguí divagando: ¿Es la ciencia nuestro método para desvirgar la naturaleza? ¿En qué se diferencia zambullirse en Tamarindo para sacar un cambute, y zambullirse en el ADN de unas ranas hasta producir unas transparentes?

No sé explicar la diferencia. Pero sí supe encontrar una semejanza: el vértigo que producen.

De pronto sonreí, malévolo: El macrocosmos no se deja violar porque es demasiado grande. Y el microcosmos tampoco: si le averiguás la masa a un electrón no podés saber cuál era su momento, y viceversa. Si estudiás una cultura la alterás: condena de los antropólogos. Si leés un libro lo cambiás, porque le incorporás tu historia al interpretarlo. Lo dijo el viejo Gadamer, que hace poco murió a los 102 años.

Averiguar es alterar. Aprender es reemplazar. Sin intromisión no hay verdad. Lo virgen no puede parir. Y bueno… hasta ahí. Quise tranquilizarme pensando que tal vez Tamarindo dentro de cien años se parezca a uno de esos viejos puertos del Mediterráneo: Kyrenia, Dubrovnik, Antibes. Y que alguien, al recordarlo, pueda agradecer al primer pescador que vieron sus aguas.

FOTOS

Nacion.com

William Sánchez

Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Suplemento M
Todo lo que necesita saber del desarrollo inmobiliario y los bienes raíces en este suplemento que se publica todos los sábados. Los temas son muy variados y abarcan desde la compraventa de una casa, hasta los trámites legales al construir.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2007. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 247-4747. Servicio al cliente: (506) 247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 247-5022. CONTÁCTENOS