Costa Rica, Domingo 7 de octubre de 2007

/PROA

Estadísticas Resultados Posiciones Calendario Jugadores

Internacional

Música contra la ignorancia

 Alternativa. La West-Eastern Divan Orchestra es el único territorio donde conviven pacífica y creativamente judíos y palestinos. Al frente continúa, inclaudicable, el director Daniel Barenboim, quien acaba de ganar el mayor reconocimiento artístico de Japón.

María Montero | mmontero@nacion.com

Hace dos semanas, el director de orquesta Daniel Barenboim recibió dos noticias relevantes en un lapso de 48 horas: Naciones Unidas acababa de nombrarlo Mensajero de la Paz y la Japan Art Association le otorgaban a él y a su proyecto musical más mimado, la West-Eastern Divan Orchestra, el Praemium Imperiale, el mayor reconocimiento que Japón concede a un artista.

Barenboim, que en lo que va del año ya había recibido dos premios internacionales, aprovechó la ocasión para dar un renovado ejercicio de creatividad, al ofrecer una nueva versión del mensaje que ha repetido incansablemente desde la fundación de la West-Eastern Divan Orchestra, ocho años atrás: “La música nos enseña a expresarnos al más alto nivel a la vez que escuchamos a los demás. Haré todo lo posible por llevar ese mensaje a todos los rincones del mundo” .

Ambos reconocimientos resumen el quehacer fundamental de este excepcional pianista y director de orquesta, nieto de inmigrantes judíos rusos, nacido en Argentina en 1942 y criado entre Jerusalén, Salzburgo y París: Baremboim es actualmente una de las voces más autorizadas –y escuchadas– para hablar de paz en Oriente Medio.

 Otro camino

Con aproximadamente 80 integrantes –la mitad judíos israelíes y la otra, árabes (palestinos, libaneses, sirios y egipcios), además de españoles–, la orquesta se fundó como un proyecto de verano en Weimar, Alemania, debutó en Rabat, Marruecos, y siguió trabajando en Chicago hasta encontrar su sede permanente en Sevilla (“porque en esa región de España, musulmanes judíos y cristianos convivieron pacíficamente durante siete siglos. No hay otro ejemplo similar en la historia y en el mundo”, a decir de Baremboim). Además, el gobierno de Andalucía asumió la responsabilidad de ser garante del proyecto, otorgándole pasaporte diplomático a todos los integrantes de la orquesta.

“El taller surgió de mi convicción profunda de que no hay una solución militar para el conflicto de Medio Oriente, ni para los palestinos ni para los israelíes, ni del punto de vista estratégico ni del punto de vista moral”, declaró Baremboim a la BBC. “Si esta tesis es correcta, quiere decir que tarde o temprano –y ya estamos bastante tarde–, tiene que haber un acuerdo de paz que termine con el conflicto, o por lo menos con las hostilidades. Cuando llegue ese día, se van a empezar a buscar formas de tener contacto entre los diferentes pueblos. Entonces, ¿por qué tenemos que esperar que los políticos encuentren la forma de hacer eso, cuando nosotros podemos empezar ahora esos contactos?”.

En el 2002, un año antes de la muerte de Said a causa de la leucemia, ambos fundadores recibieron el Premio Príncipe de Asturias por haberse convertido en un ejemplo de la “convivencia pacífica” a través de la cultura. El jurado destacó entonces que esos encuentros de jóvenes músicos se convirtieron en “uno de los referentes más importantes de la convivencia pacífica”.

La West-Eastern Divan continuó con sus actuaciones por el mundo, entre otras, en la ciudad palestina de Ramala, en Cisjordania, en agosto del 2005. Para Baremboim, el encuentro supuso un “hito histórico en el desarrollo de las relaciones musicales y humanas de Oriente Medio”.

“En esta época se trata de que cada individuo se comprometa. No alcanza con la confianza en los políticos. Esa es la enseñanza que me deja el siglo XX. Cada uno de nosotros debe estar activo”.

La tesis vital de Baremboim expresa –así como su orquesta– un compromiso que va más allá de la música: “Mi preocupación no es por la paz; no se trata de una cuestión abstracta. Es por el futuro de la humanidad. Nadie puede estar al margen. No es solo un problema que toca la sensibilidad. No es solo el dolor frente a la terrible calidad de vida y a la falta de respeto a los mínimos derechos humanos de los palestinos, sino, también, el futuro del pueblo judío. No hay soluciones para unos sin que haya soluciones para los otros. Hay varios problemas que deben ser pensados”.

“El 50% de la población de los territorios ocupados por Israel es palestino. El 80% de la población árabe es menor de 30 años. Y eso quiere decir que la única arma para salir de esta situación es la educación. Tanto Israel como los árabes deberían comprender que el camino violento no les permitirá solucionar nada. Sin democracia en los países árabes todo es más difícil.Y sin reconocimiento, por parte de Israel, de que ese Estado se asienta en un territorio que antes no estaba vacío, tampoco”, añadió el director.

“El problema, además, alcanza a Europa. Si Europa no llega con su cultura y su sentido de la humanidad a Oriente Medio, Oriente Medio va a llegar a Europa, como ya lo está haciendo, con el terrorismo y la violencia. Ya lo estamos viendo, con el antisemitismo en Francia y con el antimusulmanismo en todos lados”.

West-Eastern Divan

“Ante la música todos somos iguales”

“Muchosdirán que soy solo un músico ingenuo y que hago gestos vacíos que no cambiarán nada en Medio Oriente, pero ¿y aquellos que creen que lanzar bombas o cohetes es la solución? ¿Quién es más ingenuo?”. Además de amar la música clásica, Daniel Baremboim logró reunir, en un mismo proyecto, sus afinidades estéticas con sus inquietudes éticas: la West-Eastern Divan Orchestra. Esta agrupación, fundada en 1999, invita a jóvenes músicos israelíes y de Oriente Medio, cada verano, a trabajar juntos. “Cada hora en que esos jóvenes judíos, musulmanes o cristianos están estudiando el violín o están ensayando –dice–, es una hora o un día en que no están expuestos a los fundamentalismos y al camino de la violencia”, declaró Baremboim. “Este taller no tiene un programa político, no se trata de adoctrinar a nadie; lo máximo que yo espero es que haya un intercambio abierto de ideas. El conflicto viene de la ignorancia de los unos con los otros”. Con un plan de trabajo intensivo, los jóvenes desarrollan sus habilidades musicales en un ambiente único. “Dentro de lo posible, en cada atril está sentado un árabe y un israelí”.

FOTOS

Nacion.com

Archivo

Nacion.com

Archivo

Daniel Barenboim es, desde hace años, un ferviente defensor del diálogo entre israelíes y palestinos, sumidos en un conflicto de más de medio siglo que, según él, no tiene arreglo por la vía militar.

  • Nacion.com
  • Nacion.com
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Suplemento M
Todo lo que necesita saber del desarrollo inmobiliario y los bienes raíces en este suplemento que se publica todos los sábados. Los temas son muy variados y abarcan desde la compraventa de una casa, hasta los trámites legales al construir.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
| GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS DE LA NACIÓN | ANÚNCIESE EN LA NACIÓN | TARIFARIO DE LA NACIÓN | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2007. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 247-4747. Servicio al cliente: (506) 247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 247-5022. CONTÁCTENOS