LN PROA

Costa Rica, Domingo 13 de septiembre de 2009

/PROA

Estilo de vida

Por las autopistas del cielo

 La tecnología estuvo a punto de jubilarlas. Pero no. Ahora las palomas mensajeras compiten por devorar más kilómetros en el menor tiempo. Se trata de un deporte atípico, novedoso y apasionante para los “palomeros”, quienes vienen en alzada en el país.

Yuri Lorena Jiménez | yjimenez@nacion.com

La quietud impera en la pequeña loma de las magníficas montañas de Barva de Heredia. Afuera del palomar, el silencio, apenas rasgado por el leve regurgitar de las aves en sus nidos, se rompe de un momento a otro cuando alguien lanza un grito eufórico: “¡Palomas!”.

Entonces, se repite un ritual sigiloso que disfrutan las dos almas, segundos antes de presenciar el suceso. Son el palomero y el cuidador de las aves cuando, frente a ellos, aparece en bandada una legión palomas que surcan el horizonte y se acercan raudas en busca de su hogar.

Oscar Pacheco González, el “papá” de estas palomas, contiene el aliento. Se le aguan los ojos y apenas puede hablar.

Momentos después, el hervidero de aves ofrece un espectáculo majestuoso al sobrevolar dos, tres veces, su ansiado refugio. El cuidador las incita a entrar con el extraño sonido de un pito creado por alguien que, sin duda, conoce el lenguaje de las aves.

Entonces, con las alas abiertas, como reflejando el orgullo de su hazaña, aterrizan y entran en fila por la pequeña portezuela, directo al comedero y, en especial, al bebedero.

Esta escena sucedió un ardiente día de marzo pasado, después de una carrera entre Paso Canoas y el Valle Central. Las lobas del aire elegidas para aquella competencia por el Palomar Ticofly hicieron el recorrido en un promedio de tres horas y pico, aunque una de ellas, la “comandante” del grupo, solo tardó dos horas y cincuenta y dos minutos en hacer los 204 kilómetros. Eso quiere decir que voló a una velocidad promedio de 1.268 metros por minuto, con lo que estableció un récord nacional.

Pacheco, empresario herediano, y otros 17 miembros de la Asociación Colombófila del Valle Central, que él preside, comparten una pasión muy particular, poco conocida en Costa Rica –aunque bastante avanzada en los países desarrollados– llamada colombofilia. A grandes rasgos, se define como el arte y la ciencia de reproducir, desarrollar, entrenar y “correr” palomas mensajeras o de carrera, como también se les llama.

Con la pasión que acopiaría cualquier fanático del futbol, del ciclismo o de la equitación, esta cuasiveintena de personas –la mayoría empresarios o comerciantes– , dedican gran parte de su tiempo a la crianza y entrenamiento de palomas mensajeras, una disciplina que data de la antigüedad pero que muy pocos ticos conocen hoy.

Julio Peralta Lobo, asistente administrativo de 55 años, es quizá el miembro más veterano del grupo de colombófilos actuales, y el que más conoce sobre el inusual deporte: afirma que su pasión por estas aves empezó a los 7 años, cuando iba de paseo a Puntarenas, donde un pariente que tenía criaderos.

Conforme creció, se vinculó con generaciones mayores que habían sido “fiebres” en los años 50. De las bocas de estos supo que el primero en traer palomas al país fue un inglés llamado Same Manley, quien cruzó el Atlántico huyendo de la Primera Guerra Mundial en los años 20.

Peralta, una verdadera biblia sobre el tema, es capaz de hilvanar una entretenida conversación de horas en la que narra los pormenores de la actividad dentro y fuera de Costa Rica y detalla curiosidades impensables.

Él afirma que, en los años 50, la colombofilia surgió como un grupo organizado que integraba a hombres de sociedad de la época, como Ramón Ulloa Escalante, Rodrigo Pinto Fernández, Manuel Francisco Quesada Bonilla, Juan Francisco Montealegre y Carlos Pacheco Girón.

Este último, ya fallecido, le describió a Peralta lo que él sentía cada vez que veía a sus amadas palomas regresar al nido tras un extenuante periplo: “Uno siente que se le para el corazón por unos segundos” le decía Pacheco. Peralta acuerpa lo dicho y trata de explicar el ligamen emocional que une a los palomeros con sus guerreras aladas: “Tienen un instinto natural para volver al palomar, pero cuando ya uno establece un vínculo con ellas, también vuelan por amor a usted… talvez alguien puede pensar que estoy loco, pero todos los que estamos en esto sabemos que es cierto. Ellas son tan inteligentes que tienen sus propias formas de demostrar lo que sienten por uno. Una característica es que esta paloma es absolutamente leal, yo he visto más de una que llega medio muerta al palomar, toma agua y está tan gastada que le da un ataque y cae muerta, todo eso después de hacer un sacrificio increíble”, narra Peralta.

En la década de 1970, la colombofilia fue decayendo en el país, y no fue sino hasta hace un lustro que tuvo un resurgimiento, legitimado con la Asociación que se creó hace dos años.

Vuelo supremo

Las carreras de palomas constituyen, definitivamente, un género único de competencia. Según Óscar Pacheco, estos gallardos animales fijan en su organismo, de manera aún desconocida para la ciencia, la ubicación exacta de su palomar de origen. Al estar dotadas de una capacidad física extraordinaria (que incluye una aguda visión, excelente memoria y un sistema de oxigenación privilegiado en el reino animal), regresan a él cubriendo sin parar distancias de cientos de kilómetros a velocidades superiores a los 70 kilómetros por hora. Lo hacen a alturas de hasta mil metros y a través de rutas desconocidas por ellas.

Algunas teorías señalan que son unas partículas microscópicas llamadas magnetitas las que actúan como sensores o brújulas que las orientan hasta su lugar natal.

A partir de esta destreza innata, los palomeros se esmeran en criar los mejores ejemplares, que a menudo son “preconcebidos” al propiciar que se apareen las mejores aves con el fin de obtener pichones promisorios. La alimentación, hidratación, cuido general y entrenamiento requieren un protocolo bastante estricto, por lo que los criadores con palomares más grandes (de unas 400 aves) a menudo cuentan con empleados que se dedican a cuidar las palomas a tiempo completo, léase día y noche.

A los 4 ó 5 meses, alcanzan la edad propicia para empezar a volar en la categoría “pichones”, hasta cumplir un año, que es cuando entran en la categoría mayor y pueden mantenerse activas durante 7 u 8 años. Fuera de competición, muchos criadores las conservan como animales de compañía. Bien cuidadas, pueden llegar a vivir entre 20 y 25 años. Julio Peralta, por ejemplo, tiene una que nació en 1993, y que ya lleva 16 años de estar con él.

Como ocurre con el estratega de un equipo de ciclismo, cada palomero tiene sus propias maniobras para lograr que sus animales sean los más rápidos.

Pero el entrenamiento básico para todos consiste en ir soltándolas, cuando estén en edad de hacerlo, primero a cortas distancias (unos dos kilómetros) del criadero. Posteriormente, poco a poco, se van alargando los trayectos.

El espectáculo de la “suelta” es casi tan vistoso como el de la llegada. Proa estuvo en dos de ellos, en La Sabana, cuando Pacheco liberó a un grupo de unas 100 de sus pupilas. A segundos de haber abandonado la jaula, instintivamente se juntaron y se enrumbaron hacia el norte. Unos nueve minutos después, según monitoreó Pacheco, las primeras estaban ingresando al palomar.

Eso sí, esta vez no llegaron tan afanosas, sedientas y “despeinadas” como suele ocurrir cuando cubren distancias de 50 kilómetros y más.

Lo más complejo, se podría pensar, es determinar quién es la ganadora en una competencia, en vista de que los criaderos se ubican en las propiedades de cada palomero.

Y es aquí donde se entrecruzan las prácticas antiguas con las modernas, pues la tecnología de hoy se alía con la colombofilia, para ofrecer resultados cronometrados. “Aquí intervienen dos aspectos, lo primero es la identificación. Cuando ellas nacen, se les pone un anillo en la pata izquierda, en él se indica el número que se les asigna y el criadero al que pertenece. Es el número de cédula de esa paloma, le queda puesto de por vida”, dice Pacheco.

En las carreras de los campeonatos, las palomas de los diferentes equipos son enjauladas por los jueces del evento y, antes de la “suelta”, se les coloca en la pata derecha una liga de hule numerada. Luego se transportan al punto de arranque de la carrera y el “juez de suelta” anota la hora exacta de la apertura de jaulas. Apenas llega cada paloma al palomar, se les quita la liga elástica y se introduce en el reloj controlador previamente sellado. Así se registra el tiempo de llegada en cada criadero.

Como las distancias no son las mismas entre uno y otro palomar, mediante programas de localización satelital como GPS o el Google Earth se determina la distancia precisa del punto de “suelta” hasta cada palomar, así como el tiempo de vuelo exacto. Es así como se determina cuál fue la paloma más rápida en cumplir la faena. Gracias a la tecnología actual, se logra un cronometraje exacto.

Según comentó Peralta, en el campeonato que se iniciará en enero próximo ya no se utilizarán las ligas ni los relojes, sino que cada paloma tendrá un microchip que envía una señal a una computadora en el momento en que el ave pasa por la rampa de aterrizaje. Con esta técnica, que se usa en los países desarrollados, se agiliza todo el proceso y se logran resultados más exactos.

Los dos miembros de la Asociación citados, así como el también integrante Rafael Trigueros, coinciden en que la emoción que se siente ante cada competencia es comparable con la euforia que se vive en las graderías de un estadio o de un hipódromo.

“Hay toda una parafernalia. Cada uno está en su palomar, con un cronómetro en la mano y el celular en la otra. Estamos solos pero a la vez estamos juntos, nos llamamos y bromeamos ‘¿qué, le está ganando el relojillo?’, todos tratando de averiguar cómo les va a los demás. Cuando ya se acerca el momento en que van a llegar las palomas, uno siente que el corazón se le va a salir, yo ya sé lo que es que una paloma mía gane, y se siente un regocijo indescriptible”, narra Peralta.

Trigueros, de oficio peluquero y quien tiene el palomar anexo a su casa de estilo rústico en Barva, se había desligado del hobby por un tiempo, pero lo retomó hace dos años y dice que ahora no concibe la vida sin sus palomas.

“Yo pasaba aburrido, triste, me hacían una falta. Yo no salgo, no fumo, no bebo, no voy a fiestas. Este es mi entretenimiento, me encanta oírlas, yo paso hablándoles y ellas me reconocen. Tal vez la gente que no tiene palomas no se imagina lo cariñosas que son, yo me las pongo en el hombro y me muerden la oreja, todo por cariño”, asegura Trigueros, quien se encarga personalmente del cuido de su palomar, pues la peluquería queda frente a su casa y la atiende junto con su hermano.

Pero estos tres hombres también hablan de lo que sufren cuando alguna de sus “muchachas” sufre algún percance.

Pese a su sentido de orientación, pueden perderse y morir, pues influyen variables como las condiciones físicas del animal, el clima y las aves rapaces.

Por eso, antes de los entrenamientos y de las carreras, los dueños de las bandadas intentan asegurarse de que no habrá lluvias ni tormentas, con constantes chequeos a los pronósticos meteorológicos y mediante personas que reportan el estado del tiempo en diversos puntos del recorrido que harán las palomas.

Aún así, las bajas se dan de vez en cuando, con el consecuente desconsuelo de los dueños. La mayor parte de las veces, el duelo es sentimental, pero si se llega a perder o morir una de las mejores palomas o pichones, la pérdida también es económica.

En Costa Rica, según los miembros de la Asociación, un pichón caro puede costar entre $50 (casi ¢30.000) y $200 (¢118.000), mientras que una paloma adulta de calidad se cotiza entre los $100 (¢59.000) y los $1.000 (¢590.000).

En Europa y otros países existe una verdadera industria de competencias de palomas de carrera, y los precios de los mejores ejemplares superan por mucho los $200.000 (¢120 millones). Igualmente cuantiosos son los premios que llegan a ganar. Por ejemplo, en la carrera de Barcelona (la más importante del mundo), solo el premio al animal ganador es de hasta $1 millón.

Otro caso es el de Sudáfrica, donde se corre todos los años The Million Dollar Race, con la participación de palomas de todos los continentes y con premios oficiales de $1 millón por categoría. Esto sin contar con las apuestas privadas entre los participantes y las de particulares, igual que ocurre con el público que apuesta a una carrera de caballos o galgos.

Como anécdota sobre el calibre de cifras que se mueven en este deporte en Europa, Julio Peralta rememoró el caso del palomo más caro en la historia de la colombofilia.

“Participó en los años 90 en tres carreras de Barcelona (las palomas se dirigen a palomares en Bélgica, Alemania y Holanda), y lo hizo contra un promedio de 22.000 animales, los mejores del mundo. En una ocasión ganó; en otra quedó de 16, y el lugar más “malo” que ocupó fue el puesto 42. El comprador, un inglés de apellido Mazarella, pagó por esa paloma $400.000, lo que vendrían siendo unos ¢240 millones... Ese suma por una paloma. Todo fue muy anecdótico porque, después de la compra, el nuevo dueño viajó a Londres, con todo y paloma, ambos en primera clase. Hubo cobertura de la prensa y todo, es una locura lo que costó ese animal”.

FOTOS

  • Nacion.com

    Alonso Tenorio

    Esta paloma recién regresó de un periplo de unos 70 kilómetros. Como las demás, al ingresar al palomar se hace zambullida en la canoa del agua, tal es su sed.

  • Nacion.com

  • Nacion.com

    Alonso Tenorio

    Parte vital del entrenamiento es acostumbrar a las palomas a viajar en jaulas, para ser trasladadas a los lugares de “suelta”, pues al principio se picotean y se incomodan por el roce entre unas y otras.

  • Nacion.com

    Alonso Tenorio

    Estos pichones recién nacidos podrán empezar a volar en 4 ó 5 me- ses. A partir del año de edad, son adultas y pueden competir 7 ú o años.

  • Nacion.com

    Alonso Tenorio

    El presidente de la Asociación Colombófila del Valle Central realizó una “suelta” de práctica en La Sabana, este miércoles.

  • Nacion.com

    Alonso Tenorio

    Al nacer, los pichones son provistos de un cintillo de identificación que se les coloca en la pata izquierda. Es una “cédula” de por vida.

  • Nacion.com

  • Nacion.com

  • Nacion.com

    Alonso Tenorio

    Este es el reloj computado- rizado y sellado por los jueces. En él se deposita la liga de cada paloma a su regreso.

  • Nacion.com

    Alonso Tenorio

    La colombofilia nació como auxilio del hombre al principio de la civilización. Hoy es uno de los entretenimientos más sofisticados.

  • Nacion.com

    EFE

    Ella es Winston, la paloma mensajera que este miércoles tuvo un sonado triunfo al competir en Durban, Sudáfrica.

  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen

VIDEOS

Un palomero en plena ebullición

Actividad crece poco a poco

Aunque en Costa Rica se “corren” palomas de carrera desde hace más de 50 años, la actividad empezó a decaer a mediados de los años 70. Sin embargo, los nuevos impulsores –que hasta conformaron una asociación con todas las de la ley hace dos años– están decididos a revivir ese exótico deporte y a ganar cada vez más adeptos.

En las décadas pasadas, hubo carreras de palomas que se efectuaron desde Nicaragua, Honduras y Panamá. La gran innovación de la Asociación Colombófila del Valle Central es que este año incorporaron a Panamá entre los destinos de “suelta”.

De acuerdo con Óscar Pacheco, presidente de la Asociación, el país se halla en una categoría amateur , pero la asociación –entre cuyos miembros hay dos mujeres– se ha tomado muy en serio la reactivación, y entre sus metas de corto plazo está que sus integrantes participen en competencias internacionales en México y Colombia, donde este deporte está bastante desarrollado.Por esta razón, se propusieron realizar un campeonato que se rige por cánones internacionales en todo sentido. Aunque existen varias categorías, el premio más importante se denomina “Paloma AS” y corresponde a la paloma que haya batido mayores distancias en menores tiempos durante el campeonato. Este año, la mayoría de los trofeos se los llevaron dos palomares heredianos: el Barva, propiedad de Rafael y Carlos Trigueros, obtuvo la “Paloma AS” en la categoría de adultos; mientras que Óscar Pacheco, de Palomar Ticofly, ganó el cetro al mejor pichón.

Esta actividad es avalada por el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) del Ministerio de Agricultura (MAG), que vela porque todo se desarrolle dentro del marco de la ley y otorga los permisos de exportación y para participar en carreras internacionales.

Vuelven por sus fueros

Las palomas siguen en boga

Justo este miércoles, la hazaña de una paloma mensajera le dio la vuelta al mundo en las agencias de noticias.

Resulta que en Sudáfrica, la compañía Unlimited IT, frustada por las lentas velocidades de la banda ancha de Internet, reclamó al más grande operador del país (Telkom) que la transmisión de un archivo que requerían enviar era tan lenta, que llegaría más rápido si se fuera con una paloma mensajera.

Esta idea condujo a llevar a cabo dicha apuesta. Winston, una paloma de 11 meses y cargada con una llave de memoria flash de 4 GB, voló los 85 kilómetros que hay entre ambas oficinas en una hora con ocho minutos, y los técnicos tardaron otra hora más en copiar la información en el sistema. En total, la “operación Winston” duró dos horas, seis minutos y 57 segundos.

En ese mismo tiempo, la transferencia del archivo a través de la banda ancha solo había avanzado el 4%.

La anécdota se esparció rápidamente como una curiosidad, pero los colombófilos de todo el mundo se sintieron orgullosos de ver cómo una paloma mensajera del siglo XXI reinvindica, de alguna manera, las destrezas que tanto admiran ellos en sus consentidas pupilas.

Estas palomas fueron usadas durante siglos en el pasado, en tiempos de paz y de guerra. Según la Asociación Colombófila, en Bagdad funcionaba ya, en el año 1100 A.C., un servicio postal de palomas mensajeras. En el antiguo Egipto, en el imperio romano, en la India y en China se usaron palomas mensajeras desde tiempos muy remotos. Durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, todos los ejércitos las utilizaron para transmitir mensajes, a menudo de vida o muerte. Más aún, las Fuerzas Armadas Revolucio- narias de Colombia (FARC) las utilizan todavía actualmente en las selvas de ese país.

ADEMÁS EN PROA
Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Ámbitos
Este suplemento que se publica todos los sábados tiene como objetivo informarle sobre temas como construcción, arquitectura y urbanismo; pero también sobre esos detalles que hacen de su espacio un ámbito único y acogedor.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS