Salud!

Revista de salud y buen vivir de nacion.com. Hora de ejercitarse.

El deporte también es cosa de niños

Quien diga que el ejercicio no es una buena práctica, es porque nun ca ha probado sus delicias. La satis facción que se experimenta luego de hacer despertar al organismo y lograr que la sangre corra con ga nas por el cuerpo, es capaz de levan tarle los ánimos a cualquiera.

Este suplemento está pensado para que usted como lector, se iden tifique con esta saludable práctica, la continúe haciendo o que de una vez por todas, empiece a hacerla.

Cuando el tabaco atraviesa la placenta

Quizás el tema de la necesidad de hacer ejercicio, martillee en su ca beza desde hace mucho. Los días pa san pero usted no da el paso final. Cálmese por un momento, no se atormente, lo que necesita es un pe queño empujón y poner en practica una serie de valiosos consejos que le ayudarán a que el ejercicio, se convierta en su sombra amigable.

Existen dos facetas vitales en el proceso de acoplamiento al ejerci cio, según Oliver Ramírez, máster en salud integral y movimiento hu mano de la Universidad Nacional. El arranque es una de ellas: “La ini ciativa de ponerse las tenis y salir a hacer ejercicio, ya es un avance”, comentó Ramírez. La otra faceta es la adherencia, que es continuar haciendo ejercicio y no desanimarse.

Rutinas de salud No hay excusa. “Toda persona pue de realizar ejercicios”. Así lo confir ma Freddy Fonseca, instructor físi co del gimnasio Compact Body de Rohrmoser. La noticia es una exce lente motivación para quienes bus can vivir saludablemente.

Gimnasios en regla La oferta de gimnasios en el país va en aumento y el fenómeno se debe en parte a que el costarricense ha tomado consciencia de que el ejerci cio constante es una de las mejores maneras de evitar enfermedades y sentirse saludable.

Esas benditas caminatas ¿Realmente puede uno estar en for ma si camina? Desde luego… siem pre y cuando camine el tiempo sufi ciente, con los bríos suficientes y con la frecuencia suficiente.

Adictos a la "perfección" La vigorexia, también conocida como anorexia masculina, responde también a las demandas de una cultura de consumo, hambrienta por cuerpos completamente “perfectos”, dotados con excesivas cantidades de masa muscular tonificada.

Todo este material posee derechos reservados | Escríbanos | ©2005 nacion.com