San José, Costa Rica, del 8 al 15 de agosto de 2004.







































El as de Repretel


Rónald Díaz V.
rdiaz@nacion.com

Hablar de Patricia Figueroa Vásquez es hablar de una mujer con una personalidad distinguida, tanto dentro como fuera de las cámaras de televisión.

Ese no es un calificativo antojadizo de quien escribe. Cualquiera que rebusque entre las entrevistas y comentarios que sobre ella se han escrito, encontrará palabras de elogio hacia su labor profesional y la forma como se desenvuelve en el medio farandulero nacional.

Gracias a sus dotes de comunicadora, Repretel le encomendó la tarea de llevar las riendas de la revista Giros, espacio que se transmite diariamente por canal 11 de 8:00 a 10:00 de la mañana.

La idea de volver a un programa con este formato a Patricia simplemente le encantó pues su función de presentadora de Noticias Repretel -tarea que continúa desempeñando tres veces por semana- no le brinda la posibilidad que ella tanto extraña de interactuar con el público.

En Giros, Paty -como se le conoce en el medio- pone a prueba la experiencia acumulada a lo largo de más de una década en televisión: desde sus primeras experiencias en su natal Perú, hasta que el olfato periodístico de Ignacio Santos la llevó a presentar en el desaparecido NC4 en Costa Rica.

Antes laboró en el departamento de Imagen y Mercadeo de Teletica Canal 7, puesto que abandonó para fundar una empresa propia de confección de uniformes, y para tener hijos con su esposo, el costarricense Arnoldo Madrigal Mora.

Luego tuvo la oportunidad de desarrollar sus aptitudes de buena anfitriona en la revista Aló qué tal, espacio que se mantuvo al aire durante cuatro años.

Una fugaz aparición en Justos por pecadores- su peor experiencia en la televisión- la llevó a la presentación de Noticias Repretel.

Allí ha crecido, tanto como Estefanía, su única hija. Primero había sufrido la pérdida de Tamara, su primera bebé, quien falleció por un problema cardíaco a tan solo una semana de nacida.

De esto y más Patricia Figueroa habló en una entrevista que concedió a la Teleguía en las instalaciones del canal, en la Uruca.

-¿Qué hacía Patricia en Perú, en el plano profesional?

-Allá hice pasarelas por muchos años, participé en concursos de belleza y mientras terminaba mis estudios en publicidad, trabajé en la producción de comerciales de televisión y documentales. Eso hasta que me casé y me vine para Costa Rica.

-Usted es peruana y su esposo costarricense, ¿cómo se conocieron?

Fue hace 15 años cuando vine a participar a Costa Rica en el concurso Reina de la Costa. Luego la relación nos llevó a un ir y venir de Perú a Costa Rica y al final, o comprábamos el ICE o nos casábamos. (Esto lo dice por las constantes llamadas que hacían para mantenerse en contacto).

-¿De qué manera la afectó la pérdida de su primera hija?

-Fue un momento muy difícil. Es una experiencia indescriptible ya que había tenido un embarazo, normal, saludable y la niña nació bien de salud.

La fe que tengo en Dios me dio la tranquilidad y si bien es cierto esas cosas te duelen, también te ayudan. Ella sigue siendo mi hija y está en el cielo, es un ángel que cuida a Estefanía, que ahora tiene siete años de edad.

Solo un tropezón

-Volvamos al trabajo, ¿cree usted que haber participado en el programa Justos por pecadores fue un error?

(Ríe cuando se le menciona el tema)

-Yo cuando salí de Aló qué tal, tenía la imagen de una mujer joven, con credibilidad. Lo más difícil en televisión es eso, construir la imagen y yo no calzaba en Justos por pecadores.

El vestuario, trabajar con una muchacha modelo a la que le llevo once años (Giselle López). Esa era para mí una etapa superada y por eso salía de cada programa, traumatizada, lloraba, no me sentía cómoda&...; me sentí como una modelito y ya no estaba para eso.

Patricia Figueroa sale del aire después de los tres primeros programas y en el canal le ofrecen la plaza de presentadora en Noticias Repretel. Eso fue en enero del 2002.

-¿Es Patricia Figueroa una mujer conservadora?

Soy una mujer muy extrovertida, me encanta la gente, los tumultos, pero también soy una persona seria, no soy alocada.

Me considero conservadora en principios y valores, en el esquema de familia. Moderna en que me gusta innovar, ser parte de todas las cosas que cambian. Soy parte de este mundo de la televisión, que innova y que cambia, pero en lo personal, sí, me siento conservadora.

-De usted se dice que es una ferviente católica. ¿Le chocaba que al principio en Giros hubiera una sección de astrología?

En astrología no creo nada. Soy totalmente ajena. Los signos los veo como un entretenimiento que le hace gracia a mucha gente. Respeto a quienes están metidos en eso, y si hay una ciencia ellos deben de saber. Yo creo que el futuro solo Dios lo sabe.

-¿Se sintió incómoda?

Cuando se hicieron rituales en el programa, yo con eso no matizo. Preferí mantenerme al margen.

-¿Está Patricia Figueroa enviciada con la televisión?

No. Lo hago porque me gusta, pero si tuviera que dejar de hacerlo no habría problema. La televisión es muy importante en mi vida y para mí es una bendición de Dios que me da la posibilidad de hacer lo que amo.

-¿Qué opinión le merecen las secciones de crítica, como el Topo o Tía Zelmira?

No me mortifican. Creo que siempre existirán porque a la gente le encanta el morbo. Yo tengo más de siete años en esto y siempre he recibido buen trato de la prensa. Eso no quiere decir que no me critiquen cuando quieran. Si lo hacen a nivel profesional, y tienen razón, estate seguro que voy a trabajar por mejorar, y si no tienen razón, pues me voy a reír.

-¿Utilizaría el derecho de respuesta?

-El derecho de respuesta es válido para quien se sienta afectado. Si se cae en lo personal y se comete un error, en algo que afecte tu vida, pues ojalá haya derecho de responder porque así no se vale. Pero yo creo que a veces no vale la pena ni contestar.


Patricia Figueroa Vásquez: en confianza

Estos son algunos datos personales de nuestra entrevistada.

Origen: Nació el 21 de junio de 1969 en Lima, Perú.

Estudios: Ciencias de la comunicación con énfasis en publicidad en el Instituto Peruano de Publicidad y en la Universidad de Lima.

Tiempo libre: Los dedica a su familia. Hace deporte y le gusta pasear.

Comida: Le encanta el ceviche, las ensaladas y las fritangas.

Defecto: Habla mucho y demasiado fuerte. Dice ella que eso es parte de su familia y del ser peruano.

Virtud: Es muy persevarante en lo que hace. Es leal con la gente aunque a veces puede ser imprudente al decir algo por su franqueza.

Actitud: Ha aprendido a perdonar y no guarda rencores. Eso sí, si alguien le hace daño adrede, simplemente lo tacha de la lista.

Lectura: Es malísima para leer. Leyó Once minutos de Paulo Coelho.

Viajes: Sudamérica, Centroamérica, Hong Kong, Filipinas, Canadá EE. UU. y Europa.


Galería de fotos

(Haga en clic en la foto respectiva para ver la imagen más grande.)



Además:

  • Más fotos sobre este tema.



    Reportajes anteriores:
  • Gael García Bernal: La fiebre Gael

  • Jorge González: Un "locazo" bien centrado

  • Wendy Cruz: Serena y bella

  • Mujeres del 2000: Un asunto de familia

  • Mary-Kate y Ashley Olsen: Cuando las gemelitas crecen

  • Greivin Moya: Duro y directo

  • Mauricio Astorga en vivo

  • La fórmula de Frederick Fallas

  • Cristina Espinoza: Sabor y fibra

  • Cristina Espinoza: Sabor y fibra

  • Gioconda Úbeda: A la tele por Derecho

  • Tatiana Chaves: Vivir para actuar

  • Pilar Delgado: Casi como el gallo pinto

  • Alejandra Portillo: La pizpireta

  • Mario Vanucci: "No soy un charlatán"




  • © 2004. LA NACION S.A. Diseño y puesta en línea: Gerardo González Vásquez, gegonzalez@nacion.com El contenido de nación.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com