REPORTAJE
 

San José, Costa Rica, del 21 al 28 de mayo de 2006.

Ese rostro tras la farándula

El primogénito. Mariamalia Jacobo se desvive por sus gemelos, pero no descuida a su hijo mayor, 7 Estrellas. El programa goza de buena salud, y ya suma seis años al aire llevando entrevistas y crónicas del mundo del espectáculo.

Ronald Díaz V.
rdiaz1962@gmail.com

Todo comenzó con su participación en un comercial de una marca de atún. A Mariamalia Jacobo Montero, con apenas siete años de edad, la hechizaron las luces y las cámaras y no lo pensó dos veces para decidir lo quería hacer cuando fuera grande: trabajar en televisión.

Y no se equivocó. Años más tarde, aquel sueño de niña se comenzó a materializar cuando se enroló en la carrera de ciencias de la comunicación en la Universidad de Costa Rica. Hoy, su rostro es más que reconocido gracias a sus seis años como productora y presentadora de 7 Estrellas, el programa farandulero de Teletica.

Sin embargo, no todo ha sido soplar y hacer botellas. Diversas oportunidades, que Mariamalia supo aprovechar, han forjado su carrera en el difícil y limitado medio audiovisual de nuestro país. Una experiencia que, según ella, le abrió las puertas en el mundo de la producción fue el cortometraje La ley del más fuerte, que ganó el segundo lugar en la cuarta Muestra de Cine y Video. Eso, en parte, la ayudó a conocer a Oscar Castillo quien le propuso formar parte del equipo que daría vida a la teleserie El barrio.

Su ligamen con la productora La Mestiza comenzó en 1996 y se prolongó durante cinco años. En ese lapso la fortuna le guiñó y obtuvo una beca para estudiar dirección de televisión y realización en Madrid, España.

A su regreso, fue productora ejecutiva de La Pensión, otra vez con La Mestiza, y laboró como presentadora de un programa de videos musicales cristianos de la Christian Broadcasting Network (CBN) para Latinoamérica.
En eso estaba, cuando el empresario Marvin Córdoba la recomendó para el puesto en 7 Estrellas. Ignacio Santos le dio la bendición y, de paso, la sorprendió con la noticia de que además de producir el espacio sería presentadora.

Del programa, la farándula y su vida personal, Mariamalia habló con Teleguía un sábado por la tarde, en su acogedora residencia, en Bello Horizonte de Escazú.

–¿Qué contribución ha hecho '7 Estrellas' al género del espectáculo?

–Creo que con 7 Estrellas hemos contribuido a que la industria del espectáculo en Costa Rica crezca. Antes hubo programas de música como Las estrellas se reúnen y Hola juventud, pero no un programa que incluyera la crónica de eventos sociales.

–¿Hay “estrellas” en Costa Rica?

–Es cierto que no hay famosos como Ricky Martin; pero, si hay alguien que la gente reconoce en la calle, en este medio esa es una persona que puede generar interés en otros.

–¿Y “serrucho”?

–Creo que sí. A los ticos no nos gusta que otros destaquen y buscamos igualarnos. Así somos hasta con nuestros artistas. Imagínese que aquí salimos de un concierto, le ponemos el micrófono a la gente y es como si les echáramos un repelente. Entonces uno dice “¡Dios mío, qué difícil!”.

–¿No han pecado de elitistas al escoger quiénes son las “estrellas” de '7 Estrellas'? Incluso se les ha criticado mucho por el autobombo.

–Te digo con sinceridad que no hemos hecho un plan para que eso ocurra. Procuro que siempre tengamos a alguien nuevo en el programa, pero tengo que equilibrarlo con gente reconocida.

–¿Está diciendo que el autobombo les ha funcionado?

–No estoy diciendo eso. Digo que la gente se engancha con las cosas que le son familiares y por eso el nuestro es un programa de caras conocidas. Siendo un mercado tan pequeño es difícil no repetirnos.

–¿ En materia de espectáculos, en qué edad estamos en Costa Rica?

–Diría que en la preadolescencia y, si queremos que la industria musical crezca, necesitamos que las radioemisoras den a conocer a nuestros artistas. Los músicos destacan solo si suenan en la radio.


Sus 7 estrellas

Proyecto principal: “Atender a mis hijos gemelos, Felipe y María José, de dos años y medio”. (Mariamalia es casada con el músico y empresario Arnoldo Castillo).

Carácter: “Soy muy apasionada. No soy malcriada ni temperamental”.

Salud: “Me cuido con nutricionista. Estoy un poco vaga, pero tengo que decidirme a volver al gimnasio pronto”.

Tiempo libre: “Es para mis hijos. Juego con ellos, les practico la estimulación temprana ... ¡Estoy enamorada de mis hijos!”.

Un pecado: “Muy testaruda y por eso me pasan cosas. También soy muy golosa, no puedo resistirme a un helado de chocolate”.

Pasatiempos: "Me gusta la playa y leer. Uno debiera escoger veinte libros y releerlos en distintas etapas de la vida. Mi libro preferido es El principito”.

Un valor: “La tolerancia”.


Sin complicaciones

Mariamalia, de treinta y tres años, es enfática y segura. En ocasiones, la pasión la levanta del sillón y acompaña sus respuestas con amplios movimientos de manos. Transmite credibilidad en lo que dice y da la impresión de ser una persona “libre de rollos”.

–¿Cómo reacciona ante la crítica?

–Ahora, muy tranquila y segura. Si es muy fea me afecta por mi familia. Siempre digo: “Ojalá que no la vea mi abuelita”.

–En el plano personal, se le ha criticado que estando en grupos religiosos dirija un programa como '7 Estrellas', ¿qué dice de eso?

–Yo no me considero “religiosa” en el término estricto de la palabra. Simplemente tengo desde joven una relación personal con Dios. Quienes me critican no conocen mi trayectoria (fue integrante del grupo vocal católico Angelus y en la actualidad de Kayros) y tal vez tengan una idea distorsionada. No hay nada de lo que haga en 7 Estrellas de lo que me arrepienta.

–¿Por qué los implantes?

–Soy una persona muy abierta. Somos seres completos, físicos y espirituales. Lo hice por mí, para sentirme mejor. Siempre dije que lo haría creía necesitarlo. Fue un regalo que me di.

–¿Se considera una persona con estrella?

–Dios me ha chineado por alguna razón, no porque yo lo merezca... La verdad, sí me siento agradecida con la vida en todo sentido. No me puedo quejar.


Galería de fotos

(Haga clic en la foto respectiva para ver la imagen más grande.)

Fotos:
Jorge Castillo

 

 

 

 

Página Principal


El Topo:caballero con buen olfato para descubrir cosas.
(lea la columna)

Casos y cosas de la tele.
(lea la columna)

Cine en Cable
(lea la columna)

Columna Zapping: Darío Chinchilla analiza la experiencia televisiva. (lea la columna)

Pantalla Deportiva.
(lea la columna)

Primer Plano.
(lea la columna)

Canales en Servicio


Ver portada impresa

Ediciones anteriores.
(buscar)

Consulte la programación de:
(debe registrarse gratis en tvguide.com)
Cabletica (San José)
Amnet
Cable Tica (Tilarán)
Cable Tica (Liberia)
Cable Tica (Limón)
Cable Tica (Orotina)
Cable Tica (Palmares)
Cable Tica (San Carlos)

Reportajes anteriores:

Érika Hidalgo: La bella de La ½ Docena

Gabriela Vargas: Más que una chica linda

Gustavo Rojas: Paseo por la madurez

Raquel Mayorga impactante

Lost: Limbo de arena y mar

Charytin Goico: La mujer del Escándalo

Marisol Martínez: ¡Adelante, Adela!

Nicole Aldana y los videos

Eduardo Ceregatti: El pensionario oculto

Adal Ramones: El hombre bajo la gorra

Paulo Wanchope: Chope al aire

Zona 4: Los reyes de la tarima

¡Qué Familión! con Nelson Bustamante

Naturalmente María Jara


© 2006. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido,
transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com