Portada viva




Gente de Hoy

Pablo Bulgarelli

Los güilas de El barrio

En una de las mesas de la soda de los Estudios Orosí, donde se filma la teleserie El barrio, conversamos con tres sonrientes, activos y simpáticos niños: Alfonso Araya García, Osvaldo Vargas Hidalgo y Laura Campos Villalobos, los actores más jóvenes de la mencionada serie.

Farabundo

Alfonso de diez años y estudiante de quinto grado en el Conservatorio Castella interpreta a Farabundo, "un chiquito salvadoreño que es egoísta, al que no le gusta prestar sus juguetes, se burla de la gente y es acusetas", según la explicación que el pequeño da de su personaje.

Alfonso afirma que a veces no tiene que actuar, porque algunas de las características de su personaje son parte de su personalidad en la realidad, pero que conste, a veces solamente.

Además de ser actor, Alfonso toca violoncelo, guitarra, piano, "estaba en percusión pero me sacaron y tal vez me meta en saxofón, si me llegan las manos a las teclas".

Además de la música, a Farabundo, ¡perdón! a Alfonso le gusta el teatro porque se entretiene.

Pese a ser tan joven, este pequeño tiene experiencia en comerciales de televisión y radio, quizá por eso cuando participó en el casting para el papel, fue inmediatamente escogido.

Cuando no está en la escuela ni tras las cámaras, va de recreo en bicicleta con sus amigos, o en patines, y también juega beisbol.

Simón

Moreno, pelo negro y camanances en ambos cachetes, Osvaldo, también de diez años, usa una pulsera tejida en su muñeca y una cadena de trozos de bambú al cuello.

El pequeño, que va para quinto grado en el Colegio María Inmaculada de Moravia encarna a Simón, a quien describe como "un niño preguntón, metido, pícaro, también acusetas pero no egoísta".

Osvaldo vio un anuncio en el periódico, lo respondió y fue a hacer el casting , y aunque no tenía experiencia alguna en la actuación, resultó ser tan bueno que lo dejaron.

A Osvaldo le gusta verse en tele y que los amigos lo vean.

Cuando no está filmando, está jugando fútbol, baloncesto o andando en bici.

Nuria

Pese a tener apenas ocho años, Laura es una niña muy desenvuelta, simpática y sobre todo muy conversadora.

Su personaje, Nuria, es "una niña alegre, pero a la vez triste, pero que no llora mucho".

Además de ser actriz, Laura toca violín y espera tocar piano; hace pequeñas esculturas en arcilla como bebés y cunas, "pero lo que no he podido hacer son aviones".

Definitivamente Laura es una niña metida de lleno en el mundo de las artes, pero lo que más le gusta es el teatro, incluso afirma que ahora que está en la teleserie si no está en el estudio grabando, "me aburro".