Logo viva


Corazón revolucionario

Aunque desapareció de la serie "El Barrio", Maureen Jiménez seguirá trabajando detrás de las cámaras


Una mirada dulce y sincera caracteriza a Maureen Jiménez, actriz y productora de la teleserie costarricense El Barrio. Tal vez fueron estos los atributos que hicieron que su personaje, Míriam Monge, fuera uno de los favoritos .

Su partida y su "muerte" en la serie fueron dolorosas, pero no será totales. Ahora se dedicará en la producción de El Barrio y piensa concretar varios proyectos internacionales que tiene en mente.

Conversamos con esta reconocida artista, que nos contó un poco sobre su vida y del desarrollo televisivo que ha logrado conseguir en Costa Rica.

El Barrio: un proyecto exitoso

-¿Cómo nació la idea de El Barrio?

-La idea nació cuando Oscar Castillo y yo desayunábamos una mañana. Estábamos seguros de que el tico se intensificaría con la nostalgia que existe en los barrios y que han ido desapareciendo en nuestro país. Buscamos entonces un barrio con los personajes comunes, donde se ayudan, se pelean y todos se conocen. Así comenzó a tomar vida el proyecto.

-¿Cómo fue interpretar a Míriam?

-Para interpretar a Míriam tuve que llevar varios cursos de peluquería, para conocer de cerca a las mujeres que son estilistas de verdad. Así conocí el tipo de mujeres que se acercan a estos lugares y poder darle vida a ese personaje. Inclusive cuando me gradúe, me dieron un certificado donde dije que pusieran el nombre de Míriam Monge y no el de Maureen.

-Si fue un personaje tan estudiado y gustado por el público, ¿por qué lo eliminaron?

-En un proyecto como este hay que hacer mil cosas para echarlo a andar. Se trabaja de domingo a domingo para mejorar la producción. Cuando empecé a interpretar el personaje, también me metía un poco con la producción. Debido al éxito de la serie y a que se iba a dar un segundo año, yo me di cuenta de que era demasiado: o seguía con Míriam o me desentendía de los nuevos retos que Producciones La Mestizza tiene. Entonces decidí dedicarme a estar detrás de las cámaras y a llevar adelante los nuevos proyectos que tenemos en mente. Era necesario para dedicarme a la producción ejecutiva de la serie.

-¿Que nuevas sorpresas tiene El Barrio para los próximos meses?

-Hay muchas sorpresas. Este año es probable que también se cierre con otra boda. No podemos decir de quién: dejamos la duda. También hay sorpresas inmediatas, como el regreso del personaje de Raquel (Rocío Carranza). Rocío salió porque tenía que estudiar y además, estaba dentro del esquema de la teleserie que siguiera los pasos de su mamá. Otra sorpresa habrá con Marta, la mamá de Raquel, que probablemente salga del asilo, donde ha estado desde diciembre.

-¿Cómo han logrado tanto éxito con esta serie?

-Yo diría que tiene que ver con el equipo humano que hace de El Barrio lo que es. Para que El Barrio salga necesitamos de los escritores y los técnicos; además, Oscar tiene la gran cualidad de reunir al equipo ideal para trabajar. Toda la gente que trabaja en El Barrio es completamente profesional.

-Esta serie ha logrado surgir en el gusto del público. Según su criterio, ¿qué significa para Costa Rica?

-Hay alrededor de 50 personas trabajando en El Barrio. Es difícil que a un actor se le pueda asegurar el trabajo por un año. En El Barrio los personajes principales tienen un contrato firmado por un año. Yo, que soy actriz, sé lo que es esperar que lo llamen para una obra o un proyecto. Aquí le damos la oportunidad a actores para que se desarrollen en una técnica diferente del teatro: la televisión. Se le da trabajo a mucha gente y en lo que le gusta.

-¿Que nuevos proyectos tiene Producciones La Mestizza?

-Somos una productora independiente. Es decir, nosotros generamos nuestro propios proyectos. Hay una serie de documentales que queremos hacer para Centroamérica, que tienen que ver con la educación y son alrededor de diez proyectos que estamos desarrollando.

"También tenemos entre manos un largometraje, llamado Corobicí, que queremos promocionar en Madrid en la Feria de Cine y Televisión. Además, nos interesa internacionalizar la serie El Barrio.




Envuelta en el cine

La vida de Maureen Jiménez siempre ha estado muy relacionada con el cine y la televisión. Desde que tenía 18 años empezó a trabajar en canal 13, donde realizó varios programas.

Luego trabajó en La Segua como asistente de producción. Aquí empezó la inquietud de Maureen por concretar sus estudios e ingresó, en 1987, al Taller Nacional de Teatro para estudiar actuación. Su destino le tenía preparada una sorpresa: ese mismo año sería la protagonista de la película costarricense Eulalia, uno de nuestros pocos proyectos que han logrado reconocimiento internacional.

Sin embargo, una inquietud aguardaba dentro del corazón de Maureen: quería encontrar nuevas oportunidades en el extranjero. Buscó y buscó hasta que la embajada de Francia le ofreció una beca para estudiar en París, donde estudió dirección de cine por tres años.

Toda la experiencia que vivió le sirvió de apoyo para participar en México, en la producción de Alfonso Bravo, Como agua para chocolate.

Las ganas de superarse continuaron y fue cuando creó, junto a su esposo, Oscar Castillo, Producciones La Mestizza.


© 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr