Logo viva
Info@merica banner switcher



Proyectos comprometedores

Varios diseños fueron galardonados en la IV Bienal de Arquitectura y Urbanismo por su compromiso social

Paola Ramírez
Para La Nación

La IV Bienal de Arquitectura y Urbanismo de Costa Rica reunió a profesionales y estudiantes en torno a un objetivo común: promover la arquitectura del trópico partiendo de las condiciones climáticas del país.

El jurado, compuesto por los arquitectos nacionales Juan van Wilpe, Marielos Barahona, Álvaro Morales, y los internacionales Javier Vera, Willi Drews y Luis María Rossi, fue el encargado de seleccionar los mejores trabajos.

Los parámetros tomados en consideración para escogerlos fueron: el acople del proyecto con el contexto geográfico en el que se desarrolla, el sistema espacial, la morfología, el uso de materiales y la claridad constructiva.

Paralelamente se realizó un concurso bienal de estudiantes cuyo jurado estuvo compuesto por los arquitectos Adelberth Linner, Harry C. Smith e Ignacio Mallol III.

Riqueza patrimonial

La categoría Proyecto patrimonial fue otorgada a los arquitectos Roberto Villalobos y Carlos Lizano, del grupo F.I. Arquitectos S.A., por su propuesta de restauración de una casona ubicada en Sirena, en el Parque Nacional Corcovado, que fue declarada de patrimonio nacional.

Con más de 50 años de edad, la casona recuerda un edificio administrativo y habitacional de las haciendas bananeras de la región del Pacífico húmedo.

Por su parte, la arquitecta Evelyn Conejo recibió una mención honorífica en la categoría de investigación al presentar un proyecto que involucra a la comunidad de Cristo Rey en un plan de diseño participativo.

"Participaron 16 familias, de las cuales una pudo realizar su sueño de construir su vivienda y dos se beneficiaron al remodelar las suyas partiendo de sus propias ideas y diseños", narró Conejo.

"El proceso duró cerca de dos años; nos reunimos con los vecinos y se impartieron talleres de diseño con el fin de definir espacios y hacer conciencia primero de sus necesidades para luego emprender la tarea de construcción", mencionó la arquitecta.

Aporte Estudiantil

Nueve fueron los proyectos que se presentaron en la categoría estudiantil Vivienda: una propuesta para el trópico, y de ellos el ganador fue el realizado por Jorge Mojica.

"La idea era presentar una opción que se adaptara a la zona guanacasteca utilizando el lenguaje arquitectónico costarricense y materiales livianos y de bajo costo que permitieran crear un ambiente fresco a la vivienda", comentó Mojica.

"Me basé en el movimiento del Sol para realizarlo; estudié el clima del lugar para jugar con la luz y la distribución de los dormitorios y la zona social (sala y comedor)", agregó.

A punto de egresarse de la escuela de Arquitectura de la Universidad de Costa Rica, Mojica señala que a partir de su participación en la bienal, uno de los jueces, el arquitecto panameño Ignacio Mallol III, le ofreció trabajar en el período de vacaciones en su corporación Mallol & Mallol Asociados, en la cual laboran cerca de 40 arquitectos.

Las obras ganadoras se pueden observar en el vestíbulo del Colegio de Ingenieros y Arquitectos, en Curridabat, hasta la próxima semana.


© 1998. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr