Logo viva



Marimar famosa en áfrica

La telenovela mexicana está causando furor en Costa de Marfil

AFP. Abidjan

Después de Doña Beija, Rosa Salvaje, Mujeres de arena y otras telenovelas brasileñas y mexicanas difundidas por la televisión local, Marimar desata las pasiones de los teleespectadores marfileños, pese a la voz poco agraciada con que se dobló al francés a la heroína de la serie.

Las cacerolas se olvidan en el fuego, los horarios de las mezquitas son trastornados incluso en pleno Ramadán, la gente se detiene a las 19:30 (hora local) en punto, delante de cualquier televisor encontrado en el camino de su casa: la locura Marimar arrasa en Costa de Marfil, aún con más fuerza que el Mundial de Futbol, dicen algunos.

Esta producción mexicana recurre a los inagotables clichés del género rosa: jovencita a orillas del mar maltratada por sus patrones cuando ha tenido un bebé del hijo de estos, Sergio, y que debe sufrir incluso la cárcel, Marimar logrará su revancha en México.

Marimar ha pasado a ser inmensamente rica al heredar a un padre que no conoció, pero los teleespectadores marfileños todavía no saben si se casará o no con "el gobernador". En Costa de Marfil se está en el 110 de los 149 episodios del culebrón.

Todo el país discute sobre la posibilidad de ese matrimonio, que permitiría a la joven vengarse de sus enemigos, en particular de la familia de Sergio, pero muchos marfileños consideran que el amor triunfará al final y que la heroína se casará con Sergio y no con el viejo político.

Georges Aboké, director de programa del primer canal de la televisión de Costa de Marfil, lo afirma sin ninguna vacilación: "Marimar ha obtenido más publicidad que el Mundial 98 de París".

Sin precedentes

Algunos abidjaníes, atrapados en los embotellamientos, se detienen a mitad de camino y se instalan en las tiendas de los reparadores de televisores o en los bares que disponen de un televisor para no perderse el episodio de la telenovela.

Otros optan por pagar un taxi en vez de esperar el autobús para llegar a su casa a tiempo de instalarse frente a la pantalla chica antes de la hora señalada.

Aún más, durante el período de Ramadán, algunas mezquitas de Abidjan avanzaron la hora de la larga plegaria de la tarde, que debe empezar normalmente a las 19:00, para que los fieles pudieran terminar sus obligaciones religiosas a tiempo para ver la telenovela.

Los semanarios de la capital Top-Visages y Tele-Moroir aumentaron su tiraje desde que publican resúmenes de los episodios que podrán verse la semana siguiente.

A las 19:30 en punto, "la vida se detiene en Costa de Marfil, cuando empieza Marimar", constata el vespertino gubernamental IvoirÕSoir.

A las 19:30, en la redacción de Fraternité-Matin, el diario matutino del mismo grupo de prensa, "se tiene la impresión de que el mundo se ha detenido".

Por su parte, los detractores de la telenovela, que también los hay, afirman que "están hartos de Marimar" y de esperar que los "marimárfilos" dejen libre el televisor para poder ver el noticiero de las 20:00, agrega el diario.

La moda Marimar no se detiene en la pantalla chica: camisetas con los retratos de Marimar y Sergio, peinados al estilo de la heroína, camisas, cuadernos y todo tipo de objetos con su nombre inundan el país.


© 1999. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr