LN Suplementos
Info@merica banner switcher
San José, Costa Rica. Domingo 30 de enero, 2000








Notas Espectáculos:


Duval muy lejos del adiós

El legendario actor confiesa que no le gusta dar órdenes cuando dirige


Reuters

El actor estadounidense Robert Duvall dijo que no está en sus planes retirarse de su exitosa carrera.

"¡Retirarme, nunca!", exclamó el artista que se hizo mundialmente famoso en la década del 70 en la película El padrino, donde le correspondió ser el consejero personal de Marlon Brando, el jefe mafioso Vito Corleone.

Duvall, de 69 años, vino a Uruguay a presentar la película que escribió, dirigió e interpretó, El apóstol, en el festival internacional de cine Europa, un Cine de Punta 3, que se desarrolla en el balneario atlántico de Punta del Este.

"Escribo los proyectos que me gustan y los que a la gente le gustan, como la película que vine a presentar", dijo mezclando el inglés y el español en una entrevista con Reuters.

El apóstol, presentada en la función especial del festival La noche americana, trata sobre un carismático predicador de Texas, querido por todos los miembros de su congregación, pero que fuera de ella es un hombre posesivo y complejo, capaz de inesperadas reacciones violentas.

La idea del guión surgió durante un viaje de Duvall por el sur de Estados Unidos, donde encontró una iglesia pentecostal a la que se acercó sólo por curiosidad. Luego de presenciar la "actuación" del predicador y la reacción de sus seguidores, las ideas comenzaron a surgir.

A lento compás

El tango es una de las pasiones de Duval, a tal punto que siempre que puede visita Buenos Aires, donde conoció a su actual compañera, Luciana, con quien vive en el estado estadounidense de Virginia entre caballos y guiones.

"Me gustaría dirigir una película sobre el tango; otra sobre una familia del norte argentino, sobre su gente", dijo Duvall.

Indicó, asimismo, que no le gusta dar órdenes cuando dirige, sino que deja que los actores actúen a su manera. "Dirijo de la misma manera que me gusta que me dirijan", explicó.

"Ser el jefe es difícil; siempre les digo (a los actores) que actúen a su manera, que no hay un camino definitivo; si quieren cambiar las palabras, que lo hagan. Yo trato de no dar órdenes, excepto a los camarógrafos, pero no a los actores", agregó.

Duvall ganó el Oscar como mejor actor en 1984 por El precio de la fama, pero aparte de su trabajo en las dos primeras partes de El padrino, también se le conoce por su papel como oficial estadounidense en Vietnam en Apocalypse Now.

Actualmente está filmando una película con Arnold Schwarzenegger en Vancouver, Canadá, sobre los experimentos de clonación y luego trabajará con un director holandés con el que está esperando al resto del reparto.

"Trabajé un día con Schwarzenegger y luego me tomé vacaciones, una semana en Buenos Aires y una semana en Uruguay. Vamos a comer, salimos a pasear; es un hermoso país; me recuerda al viejo México, pero sin el peligro de la comida. Aquí la comida es deliciosa", explicó entre risas.

"Pero vuelvo al trabajo a fines de enero", agregó muy serio.

Durante el festival de Punta del Este, le fueron otorgados dos premios: la Medalla de Oro Escudo de Maldonado y el Premio de la Crítica, galardones entregados anualmente por los organizadores de la muestra cinematográfica.

En la fiesta de cierre de Europa, un Cine de Punta 3 Duvall y su novia demostraron ser grandes bailarines de tango desplazándose por la pista con el acompañamiento de la orquesta del salón y asombrando a más de un uruguayo presente.




© 2000. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr