LN Suplementos
Info@merica banner switcher
San José, Costa Rica. Jueves 30 de marzo, 2000










Una tempestad cierra el FIA

Claudio Hochman y Cuatro Vientos presentan una fusión de teatro y música, basada en la última obra de Shakespeare


Doriam Díaz

Desde su creación La tempestad ha sido precedida por el adiós. En 1611, su célebre autor William Shakespeare abandonó las tablas, a pesar de que se encontraba en la cumbre de la fama y sumamente rico. Ahora, el Festival Internacional de las Artes (FIA 2000) clausura sus actividades con este montaje.

Los encargados de ponerle el punto final a estas dos semanas de fiesta artística son, nada menos, que el grupo de teatro del director Claudio Hochman y los de Cuatro Vientos -sí, el mismo conjunto musical que estuvo en el FIA 1998-.

Esta vez al Teatro Nacional llega una adaptación de ese texto de Shakespeare realizada por Hochman, en la cual -según comenta parte del elenco- se destaca la historia de amor, se le añade algo de comedia y aparecen algunos personajes que no existen en el original.

"Además se mete la música en escena, que es uno de los puntos fundamentales del montaje", expresa Julia Calvo, una de las actrices de La tempestad.

Así, los integrantes de Cuatro Vientos son los encargados de la música en vivo, pero además tienen papeles activos dentro del montaje. Es decir, no son un adorno, sino otros de los protagonistas.

Según expresa Jorge Polanuer, uno de los miembros de ese grupo musical, ellos interpretan a los cuatro ángeles (unos que tienen alitas, camisa veraniega, bermudas e instrumentos musicales), quienes ejecutan las magias de Próspero (mago de La tempestad).

Esa última obra de Shakespeare es una suerte de metáfora del perdón, en la cual se exaltan el amor y la piedad.

La acción, en este caso, se desarrolla en una isla caribeña, donde hay palmeras, arena, muchos colores y hasta cocos.

"No perdemos la esencia de la obra, eso jamás, pero sí hay mucha comedia, baile y, sobre todo, diversión. Transformamos la obra para llegarle a todo tipo de público, adultos y niños", detalla Julia.

Y parece que su fórmula dio resultado, ese montaje, que se estrenó en el Teatro San Martín de Argentina (el más importante de ese país), estuvo a sala llena durante tres años seguidos. "Realmente era difícil conseguir entradas. Me he encontrado a gente que se quedó sin verla porque fueron en varias ocasiones y se quedaron afuera", comenta Polanuer sin falsas modestias.

"Y eso que se presentó en diferentes horarios y para varios públicos", agrega Daniel Aisemberg, colaborador de Hochman y encargado de relaciones internacionales de Éditus.

Sin acartonamiento

El éxito que dijeron alcanzar estos artistas en Argentina y en Lisboa, entre otros sitios, no es gratuito.

Bajo la dirección de Claudio Hochman (quien no pudo venir a Costa Rica), los actores y músicos tuvieron un intenso entrenamiento para prepararse artística, física y mentalmente para el montaje.

Así, explica Aisemberg, tuvieron la asesoría de un maestro de cábala (ciencia para entender las entrelíneas y segundos significados del texto, dijo Calvo) y especialistas en salsa, entre otras.

"Además todos hicimos yoga, baile, acrobacia, magia y entrenamiento vocal", aseveró Jorge.

Si bien es cierto, Shakespeare es un escritor que despierta cierta solemnidad, ellos no lo irrespetaron sino que lo hicieron más cercano a los espectadores.

"Hay mucha solemnidad en torno a sus obras. Sin embargo, de verdad él trata temas cotidianos a todos los individuos y épocas; así que lo que nosotros hicimos fue encontrar un buen camino para lograr ese acercamiento", explica

¿Llega a ser un tipo de parodia? "No, definitivamente no. Lo que nos interesa es que todos disfruten, nos burlarnos del texto", agregó Julia, la actriz.

Cuatro Vientos y el grupo de Hochman tienen claro que esta obra no es vanguardista, sino una propuesta bien trabajada y agradable que ha logrado quebrar un poquito algunos esquemas.

"No es un montaje underground, ni comercial, pero ayudó en Argentina a atraer público al teatro en un momento en que se luchaba por recuperar espectadores. Lo que pasa es que con nosotros pueden bailar, emocionarse y pasarla bien. Se dice que los niños no pueden ver obras de más de una hora, pero con esta se sentaban allí hora y media totalmente felices", explica Calvo.

Con grandes expectativas

Con La tempestad, Cuatro Vientos actúa por primera vez con un grupo profesional de actores. No obstante, ellos habían actuado sus propios espectáculos antes y Hochman había dirigido algunos de ellos.

Un ejemplo de eso fue la obra Cuatro Vientos y el saxo mágico que presentaron en Argentina en 1994 y 1995.

Para La tempestad, los músicos interpretan piezas con ritmos caribeños, como la salsa y el merengue, y tan solo un poquito de blues y música clásica, entre otros.

Los actores que participan son parte de un elenco que ha trabajado muchos años con Hochman. No obstante, ellos también han trabajado en otros montajes.

Hochman, por su parte, tiene a su cargo varios espectáculos a la vez y, en general, se empeña en contar historia de una forma agradable y que emocione, comenta Daniel Aisemberg.

No obstante, el director también ha trabajado y escrito montajes muy densos. Es decir, es un hombre de teatro bastante versátil.

Por ahora, el grupo de Hochman y los Cuatro Vientos están dispuestos a llenar todas las expectativas que se ha formado el público tico con su presentación.

Y es que La tempestad goza con otra característica de nacimiento que se debe cumplir: ser exitosos. Cuando Shakespeare montó, en 1611, La tempestad en la corte fue un éxito extraordinario. Ahora, el FIA debe responder con igual triunfo.




Los protagonistas

  • Dirección: Claudio Hochman.

  • Actores: Daniel Casablanca, Pablo Schapira, Marcelo Xicarts, Matías Hacker, Paula Requeijo, Gustavo Lista y Julia Calvo.

  • Músicos-actores (Cuatro Vientos): Leo Heras, Julio Martínez, Marcelo Barragán y Jorge Polanuer.

    Véalos

  • Jueves 30, 8 p. m. Teatro Nacional.

  • Viernes 31, 8 p. m. Teatro Nacional.




  • © 2000. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr