San José, Costa Rica. Martes 16 de abril, 2002







Encuesta: ¿Interfiere la menstruación con su vida social y laboral?

Notas Cultura:


Un diario, la lengua viva de Mistral

En el mes del aniversario del nacimiento de Gabriela Mistral, unos discuten sobre su supuesto lesbianismo y otros defienden su voz



EFE

Santiago de Chile. A los 45 años de su muerte, Gabriela Mistral se dispone a acabar con la polémica sobre su supuesto lesbianismo, una de las "cosas muy malas" que le dijeron en Chile, según sus propias palabras.

Las primeras alusiones directas que se conocen de la poetisa sobre este tema están contenidas en un diario íntimo, hasta ahora inédito y próximo a publicarse, compilado por el académico chileno Jaime Quezada, estudioso de la obra mistraliana y director ejecutivo de la Fundación Premio Nobel Gabriela Mistral.

"Y hasta me han colgado ese tonto lesbianismo, que me hiere de un cauterio que no sé decir. Han visto tamaña falsedad?, lo único que faltaba, que dijeran esas barbaridades de esta pobre mujer", escribe la Mistral en uno de los cuadernos que aún no han salido a la luz.

Jaime Quezada explicó que la anotación data de los años 1946-1947, cuando la poeta se desempeñaba como cónsul de Chile en California (Estados Unidos).

Después de una conversación con amigos, en un diario en el que habla de cosas agrias, no dichas a nadie nunca, la poestisa Mistral escribe que tales versiones son chismes, "todo eso es tan amargo, pero además es ponzoñoso".

"Cosas muy malas me han dicho en aquel país que Dios me dio por patria", se lamentaba.

Bendita mi lengua sea, El diario íntimo de Gabriela Mistral es el título del libro en el que Quezada ha recopilado notas, cartas, oficios consulares y recados, como denominaba la poeta sus comunicaciones con los amigos más cercanos, entre otros documentos.

El principal componente de las memorias, que serán publicadas a comienzos de julio próximo por la editorial Planeta Chile y que el compilador adelantó son cerca de quince cuadernos que la poeta escribió en La Serena (Chile), Veracruz (México), California (Estados Unidos) y Madrid.

"Lo mejor y lo peor que he recibido en mi larga vida está en unos cuadernos, que se leerán a mi muerte. Entonces sabrán los míos, los de allá dentro, muchas cosas, y entenderán mi ausencia del país", dejó escrito Mistral.

Intensa polémica

Las frases inéditas de la Nobel se conocen en medio de una intensa polémica sobre su sexualidad, que se revivió este mes al celebrar el aniversario de su nacimiento –el 7 de abril de 1889 en Monte Grande, Vicuña, en el norte del país–.

La controversia se inició en agosto del año pasado con el anuncio de un proyecto cinematográfico sobre la vida de la Mistral, nacida como Lucía Godoy Alcayaga, que pretendía mostrar, entre otros aspectos, presuntas relaciones homosexuales con su secretaria estadounidense, Doris Dana.

La idea de Francisco Casas, que junto al escritor Pedro Lemebel integró el colectivo homosexual Las yegüas del Apocalipsis, provocó un enorme revuelo y el rechazo de algunos sectores que la consideraron una afrenta a la memoria de la poetisa.

Poetisa y punto

Colectivos literarios y homosexuales de Chile han reivindicado esta semana el presunto lesbianismo de la Premio Nobel de 1945 y le han rendido un homenaje, al considerar que la grandeza de su obra poética y su dimensión política como una de las mujeres más progresistas de su época están más allá de cualquier controversia superficial.

La académica puertorriqueña Licia Fiol Matta es pieza clave en la controversia surgida en Chile por el supuesto lesbianismo de Gabriela Mistral, debido a un artículo sobre la poetisa en que se basa un polémico filme sobre la vida de la escritora.

La experta, que considera que no tiene nada de malo que Mistral fuera lesbiana, censuró que en Chile haya surgido una controversia con tintes de discriminación a los homosexuales, conservadurismo, la influencia del catolicismo y un discurso oficial tradicionalista de relegar a la mujer.

Fiol Matta dijo: "Gabriela Mistral fue una de las grandes portavoces del nacionalismo y la mujer, pero ella tenía un discurso trasnacional, panamericanista, en el que también destaca lo sexual", opinó.

La poetisa Soledad Fariña consideró que aunque existe la posibilidad de que su opción sexual fuera esa o no, "el mundo debería recordar su poesía y no otra cosa".

Quezada señaló que la Fundación Premio Nobel Gabriela Mistral no se opone a la polémica porque entiende que la vida de la poeta es pública y forma parte del patrimonio colectivo del continente, pero insistió en que no tuvo temores ni prejuicios y quien conozca su obra se dará cuenta de que nada ocultó.

Como señal premonitoria, Mistral escribió una frase que cierra sus memorias y podría poner punto final a las innumerables conjeturas: "He contado esto para ustedes por si cualquier día mi salud, curiosamente inestable, da una sorpresa. Sean ustedes mi lengua viva, de muerta".




© 2002. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com