San José, Costa Rica. Martes 24 de septiembre, 2002







Encuesta de revista Perfil y nacion.com, para separados y/o divorciados



Entre el tablero y el cine

Cineasta y ajedrecista, escritor y traductor, el mexicano Marcel Sisniega exhibe todas sus caras en nuestro país


Camila Schumacher

"Si hay algo que me desagrada es lo light–lo liviano–: la literatura, el cine, la cultura, la vida light", sentencia Marcel Sisniega y enmarca, en una frase, todas las aristas de su vida.

Ajedrecista y escritor, cineasta y traductor, este mexicano esconde, en 43 años, varias biografías y en ninguna de ellas parece haberse tomado nunca nada a la ligera. Ni siquiera los viajes ya que, en la única semana que pasará en San José, exhibirá tres de sus largometrajes, presentará un libro práctico y didáctico de ajedrez y otro que contiene una traducción al español de la obra La vida de Timón de Atenas, de William Shakespeare.

Además:
  • Primer plano
  • Y es que Sisniega parece haberle ganado el pulso al tiempo desde siempre: aprendió a mover las piezas del ajedrez a los seis años y, diez años más tarde, se convirtió en el campeón nacional más joven de la historia de México. Para ese entonces ya hacía rato que había terminado sus estudios secundarios y sacado tiempo para actuar en una película.

    Él es acelerado hasta cuando habla pero, aún así, resumir su vida le lleva varias horas.

    Del ajedrez al arte, ida y vuelta, hace constantemente escala en la literatura: tiene a su haber dos libros de cuentos y dos novelas cortas. Una de ellas –Don Eliseo– fue llevada al cine por el también cineasta y mexicano Carlos Carreras.

    Ida y vuelta

    La madre de Sisniega es artista plástica y, en honor a Marcel Duchamp, puso ese nombre al segundo de sus cuatro hijos. "Duchamp dejó la pintura por el ajedrez. Decía que era un juego superior al arte. Yo hice lo mismo pero a la inversa", comenta Sisniega.

    Y es que, aunque cuesta creerlo, después de haber sido nueve veces campeón nacional cerrado, seis veces campeón nacional abierto y tres veces campeón nacional juvenil, Marcel decidió dejar de competir.

    Ni siquiera lo pudo persuadir el hecho de haberle ganado al indio Vishwanathan Anand –número dos del mundo– o haber quedado empate con el ex campeón Boris Spassky y el subcampeón Víctor Korchnoi. "A los 13 años ya competía. A los 16 estaba dedicado por completo al ajedrez y vivía solo en Europa. Entonces entré en crisis y me pregunté: 'es realmente esto lo que quieres ser' y sentí que el tablero le quedaba estrecho a mis necesidades de expresión", relató.


    Todo lo que está más allá del drama es accesorio.
    Marcel Sisniega.

    Sin embargo, aunque desde ese entonces comenzó a estudiar el cine, siguió ligado al juego. Incluso aún escribe una columna sobre ajedrez en el periódico El Universal. Eso sí, ya no vive exclusivamente de eso: "Soy buenísimo para encontrar oficios mal remunerados", cuenta Sisniega cuando habla en presente.

    "El ajedrez es un jueguito bien dramático. En cada match –torneo– las emociones suben y bajan y las derrotas pueden ser terribles, porque sientes que en cada partida apostaste el alma", dice él, y el drama vuelve a conectar el pasado con su vida actual: de los tres largometrajes que ha escrito y dirigido, solo uno –el último– posee una vis cómica.

    Cine de autor

    El objetivo del ajedrez es vencer y el del arte convencer. La transición entre un fin y el otro, Sisniega la intentó escribiendo. Luego hizo teatro y, poco a poco, se acercó al cine. Libre de culpa, la primera de sus películas, se estrenó en 1997 y obtuvo Premios Ariel en tres categorías. "Esa película cuenta un drama familiar, se desarrolla en Cuernavaca y es bastante autobiográfica", cuenta y, enseguida, la compara con la última de sus producciones Una de dos que se estrenará en México el 8 de noviembre y esta noche se proyectará, a modo de preestreno, en nuestro país. "Una de dos se basa en una novela de Daniel Sada. Es una especie de parodia de las comedias rancheras. La filmamos en el 2000, en formato de 35 milímetros, pero hasta ahorita la vamos a estrenar".

    Otro de los estrenos que se avecina en la agenda de Sisniega es En las arenas negras, la cual cuenta la historia de una mujer joven que se encierra en una cabaña en las faldas del volcán Popocatepetl para escribir una tesis. Una vez allí y a partir de la relación que establece con un ermitaño, ella va descubriendo y narrando sus propios dramas.

    La otra de sus películas se llama Fandango, la cual fue filmada en video durante las fiestas de la Candelaria en San Juan de la Cruz y, otra vez, relata el drama de una historia de amor. "Todo lo que está más allá del drama es accesorio", explica Marcel y sus palabras vuelven a sonar terminales.

    "No creo en la autorrealización como objetivo fundamental de la vida", afirma y quizás es una suerte porque, si así lo hiciera, con su currículo podría darse por satisfecho pero así tiene la obligación de seguir creando.

    "Busco suscitar en los otros un estado de asombro. La sensación de que algo está siendo revelado. Persigo ese momento en el que se suspenden los sentidos y se entra en un terreno desconocido donde hay que dejar de razonar y simplemente dejarse llevar", expresa . Para él, eso ha sido posible como espectador con las películas de Atom Egoyan y Krzsystof Kieslowski, y como lector, con las novelas Moby Dick y Bajo el volcán.


    Primer plano

    Nació y vive en Cuernavaca.

    Su madre es estadounidense y su padre mexicano.

    Fue miembro del equipo olímpico de ajedrez en cinco ocasiones.

    Ha filmado cuatro largometrajes y actuado en dos.

    Su libro de cuentos Distinto amanecer se encuentra en proceso de edición.

    Está casado hace 20 años.

    Tiene dos hijas: Vera de 18 años y Sofía de 13.

    Con ojos ticos

    Martes 24 de setiembre: Película Una de dos; proyección y debate.

    Miércoles 25 de setiembre: Película En las arenas negras; premier mundial.

    Jueves 26 de setiembre: Presentación del libro Curso completo de ajedrez y exhibición de simultáneas de ajedrez.

    Todas las actividades serán a las 7 p. m. en el Instituto de México, ubicado en Los Yoses.

    La entrada es gratuita.




    © 2002. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com