San José, Costa Rica. Jueves 26 de septiembre, 2002







Notas Cultura:

Esther de Mezerville.


Día histórico: Esther de Mezerville



Marta Castegnaro

1885 - 1971, profesora. La labor educativa y social llevada a cabo en nuestro país por la profesora Esther de Mezerville es valiosísima. Durante muchas décadas, su pensamiento idealista, su capacidad pedagógica, la entereza de su carácter y su gran cultura fueron bastiones sólidos en el proceso de mejoramiento de la sociedad nacional y, muy especialmente, de la cultura de las mujeres. Los años mientras dirigió el Colegio Superior de Señoritas marcan un periodo de gloria en el más importante centro de educación femenina del país. Nació en Guatemala, en familia de origen europeo que la llevó siendo niña a visitar Bélgica, Francia y Suiza. De nuevo en América se establecieron en Costa Rica, donde Esther continuó estudios hasta graduarse de Maestra Normal. Ejerció dicha profesión durante 10 años en la entonces llamada Escuela Anexa. En 1907 y 1908 fue profesora de francés en las escuelas complementarias josefina, de donde pasó a dirigir la Escuela Superior de Niñas durante siete años. En todos estos centros docentes imprimió su sello de rigor en los estudios y exactitud en el cumplimiento del deber. En 1917 fue nombrada Inspectora Técnica de las escuelas de San José. En la tumultuosa época que siguió al derrocamiento de don Alfredo González Flores y a la dictadura de los Tinoco desarrolló una valiente participación en los movimientos cívicos que agitaron el país. En 1922, llamada por el presidente Julio Acosta, se hizo cargo de la dirección del Colegio Superior de Señoritas. Como tal, encaminó todos sus esfuerzos a enseñar a la mujer costarricense su verdadera y alta misión como colaboradora eficaz del desarrollo cultural del país. Tras cuatro años de sobresaliente labor docente, dimitió el cargo y viajó a Europa, donde, en viaje cultural, visitó España, Francia, Italia, Argelia y el Marruecos francés.

Cuando volvió a nuestro país se incorporó al plantel docente del Colegio Metodista. En ese centro docente, como en todos los otros que habían contado con su colaboración, supo dar impulso a los anhelos culturales y humanistas formativos de la juventud. Además de tan extensa y fructífera labor docente, fue encargada de organizar el Congreso del Niño en 1932 y la exposición de Arqueología y Arte Precolombino de 1934. Presidió el Frente Nacional Antinazi durante la Segunda Guerra Mundial, fue socia de la Mesa Redonda Panamericana, delegada por Costa Rica en el Congreso para la Paz y la Colaboración Interamericana, y consejera honoraria y presidente de las Damas Blancas de la Cruz Roja Costarricense. Designada Mujer del Año en 1949, de la Cruz Roja Internacional recibió la nominación de Mejor Servidora Social y Cultural de Costa Rica. Falleció en San José.




© 2002. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com