San José, Costa Rica. Viernes 26 de septiembre, 2003








Notas Cultura:

Con su segunda novela, Marzo Todopoderoso, la costarricense Catalina Murillo lanza una mirada insólita al tema femenino –al menos en el mapa de las letras locales– con una protagonista antiheroica. (Foto: Garrett Britton/La Nación).


Literatura

Setiembre todopoderoso

La escritora Catalina Murillo presenta hoy una nueva novela


María Montero
mmontero@nacion.com

Catalina Murillo (1970) pertenece a esa generación de escritores jóvenes que ha sobrevivido –en el mejor de los casos– gracias a la televisión. Su trabajo como guionista no sólo fue intenso en Costa Rica (colaboró con el despegue de series como El Barrio y La Pensión) sino también en España, donde radica desde hace 5 años y donde ha intervenido en dos series televisivas.

Además:
  • Cita poderosa
  • Su nueva novela, Marzo Todopoderoso (ediciones Perro Azul) es un tour de force entre una pasión vacía –la de una joven estudiante– y un objeto igualmente vacío –encarnado por el novio cuarentón–; una suerte de crónica cáustica de la insatisfacción femenina.

    "Creo que muchos hombres se merecen a una mujer como la protagonista de mi libro."
    Catalina Murillo, escritora

    Por su novedad en el panorama de las letras femeninas costarricenses, Viva conversó con la escritora sobre la voluntad de escribir con acidez sobre un tema cargado de azúcar cultural y miradas masculinas.

    Ojo con ella

    –Con relación a su antecedente literario (Largo domingo cubano, 1995), Marzo Todopoderoso da un giro radical en su enfoque y alcances.

    –Con este libro me encontré con lo difícil que es escribir sobre la realidad más inmediata y no sobre una realidad que se ve con la mirada del extranjero. Es terrible sentirse parte de algo que nos irrita y hasta avergüenza profundamente.

    –Con esta novela, la llamada "literatura femenina" deja de ser un lugar de reivindicación obligatoria.

    –La protagonista es una histérica de catálogo y me parece que personajes como ella siempre han sido descritos desde una visión masculina.

    "En general, siento que cuando las mujeres escriben sobre la mujer lo hacen en tono apologético, incluso ubicándolas en un lugar heroico o, por el contrario, cuando las autoras quieren abordar el tema sexual con desparpajo, terminan ofreciendo el ideal de fantasía masculina: una mujer que se entrega sin reparos.

    "En mi novela, en cambio, mi personaje femenino es antiheróico y antierótico. Ella no actúa frente al machismo ni con enojo ni beligerancia, sino con burla y desprecio".

    –El personaje masculino, ¿qué es, una víctima?

    –En la medida en que es antiheroica ella, también lo es él. Creo que una de las cosas que más ha irritado a los lectores hombres es poder llegar a sentirse como el personaje masculino, que está bajo el dominio de una mujer que no le brinda lo que él quiere.

    –¿No es suficientemente antiheroica la posición de la mujer en la literatura universal?

    –En el libro no pretendo hablar mal de la mujer sino salir de esas dos miradas maniqueas que la misma mujer ha lanzado sobre sí misma –autocomplaciente o complaciente–. Todavía no estoy muy segura de si Madame Bovary es un gran canto a la mujer o un refinado insulto.

    –¿Cuál fue el objetivo de plantearse a una protagonista de "difícil digestión"?

    –Estoy clara de que jugué una carta difícil, y que el personaje principal no solo es de empatía difícil sino quizá imposible. De alguna forma, lo que yo me propuse con el lector es el mismo juego que la protagonista sigue con su amante.

    "Aunque no tengo antecedentes literarios de un personaje similar, sí creo que el lector podrá reconocer que más de una vez se ha encontrado con una persona así".

    –Los términos convencionales del feminismo también quedan cuestionados.

    –Mi generación percibió el discurso feminista como algo manido ante una realidad que, sin embargo, sigue siendo muy machista. Podría decirse que la joven protagonista intenta dar una respuesta muy particular al machismo imperante.

    –El hilo de la novela es una relación hombre-mujer ("mujer-hombre", interviene Murillo, "las damas primero") lo cual nos podría hacer pensar que estamos frente a un texto con algún viso erótico.

    –No la catalogaría como novela erótica: en mi novela se ve la celulitis. Hay una constante disminución de lo sexual, que por momentos queda retratado como un ritual ridículo.


    Cita poderosa

    La novela Marzo Todopoderoso, de la costarricense Catalina Murillo, se presentará hoy, a las 7 p. m, en la Casa de la Cultura Popular José Figueres, en el barrio Escalante (Teléfono para información 224-0010).

    La actividad estará a cargo de la escritora Dorelia Barahona y del periodista Ernesto Rivera.

    El precio de cada ejemplar es de ¢4.000 y podrá adquirirse en el lugar de la presentación.

    Marzo Todopoderoso es editado por el sello Perro Azul (tel. 280-7990).




    © 2003. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com