Música con Amor


Festival Internacional de Guitarras

Danza, de Juan Carlos Laguna

Father Dave, de Fareed Haque

Tabriz, de Fareed Haque

Mom´s Rag, de David Qualey

Scotland The Brave, de David Qualey

Xpunkha

Street Brain Parafernalia

Blanka Nieves Mala Hostia



Martes 7 de septiembre, 2004

Notas Cultura:

Foto Principal: 802987

/LA NACIÓN

Día histórico: Marian Le Cappellain


Marta Castegnaro

1851 - 1923

Miss Marian nació en Jersey, Inglaterra. Estudió primero en Gemessey y después en York. Vino a Costa Rica en compañía de su hermana, de nombre Ada, en 1872, para trabajar como institutrices de la familia del Doctor José María Montealegre. Después de haber desempeñado similares labores en la casa del general, médico y político salvadoreño don Rafael Zaldívar (quien después ejerció la primera magistratura de su país), ambas hermanas fundaron una escuela privada, al tiempo que trabajaban dando lecciones del idioma inglés a diversas familias de la capital; realizaron esta labor hasta 1886, año en el Marian regresó a Europa.

Habiéndose casado Ada con el prestigioso profesional don Mauro Fernández -quien fue nombrado ministro de Instrucción Pública de Costa Rica por el presidente don Bernardo Soto- la señorita Le Cappellain fue contratada por el Estado -en forma interina- en 1888, para que dirigiera la institución docente para mujeres recién creada en San José.

Demostrando gran capacidad de trabajo y la comprensión que poseía de la forma positiva de mejorar el medio social en que realizaría su labor, por los siguientes veinte años continuó al frente del Colegio Superior de Señoritas, organizando sus cursos, velando por la calidad del profesorado, dando clases de inglés y de ciencias, y atendiendo a las necesidades de una sociedad que recién abría las puertas del conocimiento superior a todas las costarricenses, sin distinción de raza, religión o situación económica, cualidades que venturosamente continúa manteniendo esta gloriosa institución. Con amplio sentido pedagógico, creó y dirigió en los años siguientes un Kindergarten anexo al Colegio. Por motivo de salud hubo de dejar el trabajo y regresó a Europa; murió en París. Un grupo de quienes fueron sus discípulas levantó una suscripción pública y, con la ayuda del Estado, trajo sus restos a Costa Rica para que descansen en San José.



© 2004. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido,
transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com