Orquesta de la Papaya en Costa Rica y Nicaragua


Domingo de Ramos


Calendario 2005


Otras galerías



Sábado 16 de abril, 2005

Notas Espectáculos:

Foto Principal: 950770

Necio. Sidney Pollack está "casado" con temas llenos de melancolía.AFP
Cinematografía

Películas de Pollack reflejan sus conflictos



Londres. ReutersLas películas de Sydney Pollack, como Los tres días del cóndor y Baile de ilusiones, glorifican a individuos atormentados que luchan contra un sistema opresivo, lo que refleja los propios conflictos del director con Hollywood.

Las películas definen su propia existencia y han servido como vía de escape para los aspectos más melancólicos de su personalidad, dijo Pollack, de 70 años, en una entrevista con la agencia Reuters.

Sin embargo, Pollack se ha visto obligado a explorar estos conflictos íntimos de manera solapada para satisfacer a una cultura cinematográfica estadounidense más centrada en el deslumbramiento que en temas ideológicos.

Costumbre."Tengo la costumbre de tratar de proteger los aspectos comerciales de una película debido al sistema en el que trabajo", dijo Pollack, quien se halla en Londres para promover su película de suspenso político El intérprete, protagonizada por Nicole Kidman y el laureado Sean Penn.

"Para bien o para mal, entré en la corriente ideológica principal de Hollywood, donde uno hace películas costosas que se supone deben llegar a la mayor cantidad de gente como sea posible, con grandes estrellas de cine que ganan mucho dinero y con costos de publicidad exorbitantes", expresó el cineasta.

"Uno asusta a la gente si habla de ideas serias, así que no hablo mucho sobre las ideas de una película, pero eso no significa que no haya ideas en sus películas".

El intérprete, por ejemplo, plantea si la diplomacia es un alternativa posible para resolver la violencia, así como su película de 1975, Los tres días del cóndor, asumió un toque paranoico con respecto al gobierno y su comedia Tootsie, de 1982, se inmiscuyó subversivamente en el tema de las relaciones entre hombres y mujeres.

La filosofía compleja y subyacente en las películas del famoso Pollack son, en parte, el resultado de que tuvo que lidiar con la muerte de su madre cuando tenía 16 años y con la muerte de su único hijo, quien falleció en un accidente de aviación en 1993.

"La tragedia, la tristeza, lo que sea, son una parte grande, grande, muy grande de mi vida", dijo Pollack. "Sé que eso me gusta".

De hecho, Pollack dijo que a menudo debe poner atención en lo que hace para no mostrar un lado demasiado oscuro. El cineasta suele buscar refugio en la producción de películas independientes, como Searching for Bobby Fischer y Sense and Sensibility con su compañía, Mirage, y al dirigir producciones fílmicas de corte más ligero, como Tootsie y Sabrina.

"Mis dos hijas me critican todo el tiempo por eso: papá,no te pongas melancólico en esta película, no te pongas llorón. Tengo tendencia a hacerlo y entonces trato de luchar contra eso", dijo Pollack.

Pollack, cuyo drama Memorias África, ganó siete Oscar, ha seguido abordando temas difíciles.

Titulo

. tema

ficha. ficha

ficha. ficha

Texto



© 2005. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido,
transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com