Concierto Tropical Evolución Vox


Conciertos de DIO


Premios Acam 2006


Otras galerías



Lunes 30 de octubre, 2006

Notas Espectáculos:

Foto Principal: 1402679

Nativo. El director estadounidense John Nelson nació en Costa Rica de padres misioneros.Carlos González.


Crítica de música: Reverencia agnóstica

Dobles: El director cosechó aplausos del público y de los partícipes.

Andrés Sáenz
asaenz@nacion.com

Para el décimo concierto de la temporada oficial de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), celebrado el viernes, en el Teatro Nacional (TN), el estadounidense John Nelson, director invitado, el Coro Sinfónico Nacional (CSN) y el coro Café Chorale, modelaron una de las prestaciones corales más acabadas que he escuchado recientemente en el país, mediante la interpretación ora contemplativa ora inflamada de las Cuatro piezas sacras, de Giuseppe Verdi (1813-1901).

Al contrario de la atmósfera dramática y operística que envuelve el Réquiem, la obra maestra litúrgica del gran compositor italiano, quien, paradójicamente, se declaraba agnóstico, las Cuatro piezas sacras crean un clima más sosegado, a veces casi inmaterial. Compuestas a lo largo de la década de 1890, las cuatro comparten innovaciones armónicas, con cierta tendencia hacia la disonancia. Sin embargo, no forman una unidad completa e indivisible, como el Réquiem, sino que fueron reunidas, en 1898, por sugerencia de la casa editorial encargada de la publicación de las obras del compositor.

De las cuatro, tres musicalizan textos relacionados con la Virgen María: la primera, para coro a cappella (sin acompañamiento instrumental), musicaliza la oración Ave Maria; la segunda, para coro y orquesta, musicaliza el himno tradicional Stabat Mater, y la tercera, Laudi alla Vergine Maria ( Loas a la Virgen María), para coro femenino a cappella, es una musicalización del último canto de La Divina Comedia, de Dante. La cuarta, Te Deum, para doble coro y orquesta, musicaliza un cántico antiguo de acción de gracias a la Trinidad.

Bajo la guía experta y sensitiva de John Nelson, en el Ave Maria, las voces femeninas se oyeron etéreas y recogidas, y en los Laudi evocaron el espíritu polifónico de la música del siglo XVI; coros y orquesta alcanzaron el gran clímax del Stabat Mater, y se escucharon expresivos y potentes en el Te Deum.

En la primera parte del concierto, John Nelson y la OSN moldearon una lectura vivaz y luciente de la Sinfonía N° 4 en la mayor, opus 90, de Felix Mendelssohn (1809-1847), figura importante del romanticismo alemán. Conocida como la Sinfonía italiana, la obra fue terminada por el autor en 1833. La sinfonía se propone una reminiscencia musical de las impresiones recibidas por el compositor durante los diez meses que viajó por Italia, a partir del otoño de 1830, a los 21 años de edad.

La OSN respondió de manera ágil y expedita a los tiempos rápidos --quizá más rápidos de lo corriente-- marcados por el director en el alegro inicial y en el presto final, este, un saltarelo o danza romana en ritmo precipitado; asimismo, el conjunto se mostró dúctil y preciso en el andante, que evoca una procesión de peregrinos, y agraciado en los galanos compases del tercer movimiento.

Las interpretaciones de la Sinfonía italiana y las Cuatro piezas sacras fueron aclamadas por el público numeroso y, al final, John Nelson también recibió los aplausos de los coros y la orquesta.

ORQUESTA SINFÓNICA NACIONAL (OSN)

Director invitado: John Nelson.

Coro Sinfónico Nacional.

Director: Ramiro A. Ramírez

Coro invitado: Café Chorale.

Director: David Ramírez.

Patrocinio: Fundación Soli Deo Gloria.

X Concierto, Temporada oficial 2006.

Lugar: Teatro Nacional.

Fecha: Viernes 27 de octubre.



© 2006. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido,
transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del Grupo Nación GN S.A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com