LN VIVA

Costa Rica, Domingo 7 de septiembre de 2008

/VIVA

Entrevista concedida desde Los Ángeles, California

Verástegui descubrió una ‘bella’ misión

  En pleno Hollywood y con una carrera llena de fama y glamour, Eduardo Verástegui renunció a todo para empezar otra vida. En su regreso al cine con la cinta Bella , el actor dice haber descubierto la razón de su existencia

Alexánder Sánchez C.

asanchez@nacion.com

¿Para dónde vas? ¿Qué estás haciendo? Estas eran un par de preguntas que resonaban fuertemente en los adentros de Eduardo Verástegui, una de las 50 personas mas bellas del mundo, según la famosa revista People .

Con un futuro prometedor en el cine de Hollywood y una fama mucho más que consolidada a nivel latinoamericano, él abandonó todo lo que tenía a cambio de un anhelo que descubrió en su interior y del cual no pudo escapar.

Luego de 10 años de exitosa carrera artística (ver recuadro), Verástegui desapareció sin dejar rastro, para luego volver como fundador de una productora cinematográfica (Metanoia Films) y con Bella , película ganadora del Festival de Toronto y mundialmente reconocida por proyectar una visión llena de amor por la vida humana. Esta cinta se estrenará en Costa Rica el 26 de setiembre.

¿Qué pasó con él? Eduardo Verástegui habló con Viva desde Los Ángeles para contarnos sobre su transformación personal y sus nuevos proyectos.

Usted fue cantante, reconocido modelo y actor de películas hollywoodenses, pero de repente desapareció de la escena y regresó con un proyecto que busca un cine muy distinto. ¿Por qué este cambio tan radical?

Lo que me hizo cambiar fue darme cuenta de lo vacío que me sentía. Después de 10 años de carrera, de estar trabajando en lo que yo pensaba era mi vocación, me di cuenta que me sentía muy vacío. Me comencé a dar cuenta que las razones por las cuales había escogido ser actor y cantante eran más que superficiales. Me encontraba en una burbuja de vanidad terrible.

¿Cuáles eran exactamente esos vacíos?

Descubría que estaba inquieto y de alguna forma molesto conmigo mismo, porque después de haber logrado todo lo que había soñado no era feliz. Según yo, era una persona que no le hacía mal a nadie, me consideraba una buena persona y entonces me preguntaba ¿porqué siento esto? Entonces, para calmarme, me justificaba, tenía una mediocridad espiritual donde yo ponía mis reglas. O sea, yo me decía, mientras no mates a nadie y ni robes todo está bien,

¿Qué pasó entonces? ¿Qué fue exactamente lo que hizo que Eduardo Verástegui tomara otro rumbo en su vida?

Internamente, me hacía muchas preguntas como ¿para qué hago esto? ¿para qué fui hecho? Pero me daba un poco de miedo responderme. Sin embargo, conocí a Yazmín, mi profesora de inglés. Ella comenzó a bombardearme con cientos de preguntas. Era una mujer íntegra y muy coherente, entonces yo comencé a desear ese bienestar que ella tenía y yo no. Allí comencé a descubrir la verdad y me percaté que estaba utilizando mis talentos de una manera egoísta.

¿Qué le preguntaba Yazmín que influyó tanto en usted?

Me decía: ¿Eduardo cuál es el propósito de la vida? ¿Por qué quieres ser actor? ¿Cómo asumes tus proyectos? ¿Estás asumiendo la responsabilidad que tiene una persona con imagen pública? ¿Cuál es el mensaje que le estás dando a la comunidad latina? ¿Qué quieres? ¿A dónde vas? ¿Quién es Dios en tu vida? ¿Cuál es tu visión? ¿Por qué luchas? ¿Que toca tu corazón? ¿Qué te hace llorar? ¿Qué es la misericordia?

De todas esos cuestionamientos, ¿cuál fue el que más le apeló a usted?

Todos en general, pero a mí se me olvidaba que cualquier proyecto en el cual nos involucremos va a influir en la forma en que la gente vive, como sueña, como piensa, como se comporta. Los medios de comunicación tienen una gran influencia y un gran poder con la gente. Cuando me di cuenta de esa responsabilidad, descubro que los latinos hemos sido estereotipados de una manera muy negativa y ese era justo el tipo de personaje al que yo le venía dando vida. Pensaba que el verdadero hombre era el mujeriego, el don Juan, y me percaté que el verdadero hombre es aquel que respeta a la mujer, que reconoce su dignidad, y que, además, reconoce que él mismo no es un objeto.

¿Cuál fue el siguiente paso en esta nueva etapa? Usted hizo varios papeles como los que mencionó antes, ¿cómo deshacerse de eso?

Una vez que reconocí la farsa que estaba viviendo entré en una etapa de arrepentimiento, de darme cuenta de todos esos años que había desperdiciado promoviendo mensajes que no eran sanos para la juventud, en los que me había lastimado a mí mismo y a mucha gente. Lo que al final rompió mi corazón fue darme cuenta que había ofendido a Dios con el mal uso de los talentos que él me había regalado. Entonces, vino este cambio radical, de vivir ya no basándome en lo que yo quería, sino en lo que Dios quería para mi. Dios crea al ser humano con una misión hermosa, única, y depende de cada persona ser fiel a esa misión, optar por ella, trabajar por ella y cambiar el mundo.

En algún momento, usted mencionó que su madre tuvo que ver en este cambio. ¿Por qué?

No no hay arma más poderosa que la oración de una madre por sus hijos. A mi madre le daba miedo de que algún día la llamaran contándole que me había ocurrido una desgracia, por la vida que llevaba. Entonces un día le dijo a mi papá ‘ya Eduardo no nos hace caso, pero si mis palabras no tocan su corazón entonces mis oraciones sí’ y fue allí donde ella comenzó a rezar el rosario para pedir para que Dios convirtiera a su hijo. Entonces pues Dios toca mi corazón, en Hollywood, a mis 28, en la cima de mi carrera.

En ese momento tengo entendido que pensaste irte de misionero a Brasil ¿Por qué?

Me dio por irme a misionar a Brasil, dando dos años de mi vida al servicio de los pobres. Pero el sacerdote católico Juan Rivas, muy amigo mío y quien fue mi consejero espiritual me dijo ‘Eduardo, estos dos años que quieres dar están muy bien, pero yo pienso que es mejor que des esos dos años en la jungla, pero en la jungla de Hollywood. Este lugar tiene un gran poder de influenciar no a un país, sino a todo el mundo. No te quiero acá para que juzgues a la oscuridad sino para que sea una luz en la oscuridad.

Entonces, ¿fue allí donde nació la idea de crear la productora Metanoia Films?

Entonces claro, al tiempo nació Metanioa Films. Yo tenía muchos temores al principio, porque yo decía ‘Padre Juan: nadie piensa como yo, yo estoy solo acá, ¿qué hago?’ Poco a poco fui conociendo gente del medio que tenían inquietudes similares a la mía. Por lo cual nació Metanoia Films, con todo este espíritu de rescatar la dignidad del ser humano, que busca entretenimiento sano y en la que yo nunca voy a comprometer mis principios.

Pero abandonar todo no solo significaba perder el trabajo, esto significaba el rechazo de sus amistades, de su círculo social ¿Cómo sobrellevar esto?

Mira, era tal sentimiento de culpa que tenía, que lo único que yo quería era reparar el daño, recuperar esos años de vida perdidos, quería morir en el intento de resarcir mi error. Eso significó perder amigos, bueno los que yo pensaba eran mis amigos, me quedé sin trabajo: no porque no había, sino porque eran trabajos que comprometían mis valores y no podía traicionar eso. No me importaba lo que fueran a pensar. Yo quiero ser santo, pues todos estamos llamados a ser santos.

Una noticia que acaparó portadas y causó un gran revuelo fueron unas declaraciones en las que usted admitía vivir en estado de castidad y que tenía varios años de no tener relaciones sexuales. ¿Por qué decidir ser casto?

Una vez me preguntaron, Eduardo ¿si tuvieras una hija, como te gustaría que fuera su pareja? Recuerdo que describí a un hombre perfecto, un hombre que respetaba y cuidaba a mi hija. Y entonces esa misma persona me preguntó, ¿Y tú eres ese hombre? ¿Respetas a las mujeres tal como te gustaría que respetaran a tu hija? ¿Por qué exiges eso si tú mismo eres una persona que ve como objetos a las mujeres? Esas preguntas me cayeron como balde de agua fría, me di cuenta de mi error y de cuales eran mis verdaderos anhelos. Entonces, descubrí el valor de la castidad y de la espera. Siendo castos podemos alcanzar plenitud. Creo en el matrimonio, creo que es un regalo de Dios y creo que las relaciones sexuales también lo son. Puedo dar fe de eso, yo que viví las dos cosas, los dos estados, me di cuenta de que antes no era feliz y ahora si lo soy en espera de mi esposa.

¿Cómo fueron los inicios de Metanoia Films? ¿Cómo empezar una productora casi de la nada en un medio que exige muchos recursos económicos?

Iniciamos Metanoia Films en mi casa, con muchas ilusiones pero casi nada de recursos. Una vez me invitaron a Roma y conocí al Papa Juan Pablo II, yo le dije Santo Padre estoy iniciando una productora cinematográfica y le dije que rezara por ella. A los días, ya de vuelta en los Estados Unidos, unos inversionistas de Filadelfia, sin conocer mucho del proyecto se matricularon con Bella y, a partir de allí, esto comenzó a caminar con una serie de milagros.

De Bella sabemos que es una cinta con un mensaje provida, que ha recibido varios e importantes premios a nivel internacional, tal como el premio principal del Festival de Toronto…

Ese fue uno de los milagros. El primero fue que la película fuera considerada para estar en el festival y luego llevarnos la sorpresa y la alegría de que había ganado, eso fue un gran regalo, así como el darnos cuenta de que nuestro cine estaba siendo valorado. Luego la película ganó otros festivales y se convirtió en la cinta con temática latinoamericana más taquillera en los Estados Unidos.

La película Bella se estrena en Costa Rica el próximo 26 de setiembre. ¿Qué pueden esperar de ella los costarricenses?

Que verán una película de gran calidad, con excelentes actores, con un trabajo muy fino, muy elaborado, muy exquisito y que sin duda va a tocar fibras del corazón y a levantar la imagen de los latinos. Es un cine diferente, que inspira y que busca sanar las heridas del corazón de muchas personas. Es una película donde yo descubrí el valor de ser padre y me abrí a la oportunidad de incluso adoptar a un niño, pues antes eso ni me pasaba por la mente.

Por lo que se puede inferir, es una película que le enseñó muchas cosas a usted…

Claro, la película ha cambiado a muchas personas y, de paso, también a mí. En el transcurso de la exhibición, nos han escrito varias mujeres para darnos la buena noticia de que no han abortado. Ya nos han informado de más de 25 niños que se han salvado con la película y quien sabe de cuántos más que no sabemos.

Incluso, usted es padrino de una niña que bautizaron con el nombre de la cinta, Bella…

Sí, un amigo tenía una situación con su novia y pensaban en abortar. Yo le dije “oye, dame al bebé, yo soy el papá si tu quieres, pero no lo aborten por favor”. Obvio que era una actitud surgida del compromiso que había adquirido con la cinta. Esto cuestionó tanto a mi amigo, que luego me llamó para decirme que había decidido tener a la niña y que le iban a poner Bella. Luego me pidieron que fuera el padrino de bautizo. Imagínate lo que fue para mí ver esa criatura, tenerla en mis brazos y pensar que gracias a algo que humildemente yo había hecho, esa niña que estaba ante mis ojos tenía vida. Ahí confirmé cual es mi misión en la vida, la misión hermosa de Dios.

FOTOS

  • Nacion.com

    FOTOS: GDA/El Universal/México

  • Nacion.com

    Planes. Verástegui produciría una cinta sobre la Madre Teresa de Calcuta, entro otros filmes de corte similar.

  • Nacion.com

  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen
  • Click para ver detalle de imagen

VIDEOS

  • Vea el tráiler de la película Bella, protagonizada por Eduardo Verastegui y dirigida por Alejandro Monteverde.

AUDIOS

Escuche un extracto de la entrevista con el actor Eduardo Verástegui.

El camino

 Una vida de fama y luces

Su vida. Eduardo Verástegui nació en Xicotencatl, Tamaulipas (México), y comenzó su carrera en 1994 con el grupo mexicano Kairo, luego de ser modelo de marcas como Calvin Klein y Versace. Luego comenzó a actuar en telenovelas como Alma rebelde y Tres mujeres y, en el 2001, se lanza como solista sacando el disco Eduardo Verástegui . En el 2001, se enrola con su primer proyecto en Hollywood, con la cinta Chasing Papi . A partir de allí aparece en series como CSI Miami y Charmed , para volver en el 2007, con la película Bella . Actualmente el actor colabora con la organización Manto de Guadalupe, que construye casas en México y ayuda a las latinas menores de edad a seguir con el embarazo.

Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Ámbitos
Este suplemento que se publica todos los sábados tiene como objetivo informarle sobre temas como construcción, arquitectura y urbanismo; pero también sobre esos detalles que hacen de su espacio un ámbito único y acogedor.
Caja de Cambios
Un suplemento dedicado a las últimas novedades sobre automóviles, transporte, y combustibles. Encuentre aquí espacios interactivos donde podrá anunciar la venta de su carro, dar su opinión y hasta mostrarle al mundo las fotos de su 'chuzo'.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular Weekly review En tu PDA Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2008. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS