LN VIVA

Costa Rica, Lunes 26 de octubre de 2009

/VIVA

En Argentina

Charly García deslumbró bajo la lluvia

Buenos Aires. DPA "El rock es más poderoso que el agua". Así lo resumió Charly García poco antes de dar fin a un concierto inolvidable en el que ni la lluvia torrencial ni el viento desanimaron a miles de fans que llegaron hasta el estadio Vélez Sarsfield, de Buenos Aires, para “volverlo a ver” en los escenarios.

Pocos días antes de la cita, García había confesado en una entrevista que –al igual que aquella vez en el estadio de Ferro, en 1982, cuando dio su primer concierto solista– buscaba “hacer historia” con este show , el primero en Buenos Aires, después de recibir tratamiento durante un año por su adicción a las drogas y el alcohol y fijado para el día de su cumpleaños 58. Y lo hizo.

Hombres y mujeres, padres e hijos deliraron con un menú musical de más de dos horas en el que abundaron clásicos de la carrera solista de García como Fanky , Demoliendo hoteles , Promesas sobre el bidet , No voy en tren , Canción de dos por tres , Nos siguen pegando abajo , No me dejan salir , Yendo de la cama al living , Raros peinados nuevos y Hablando a tu corazón , no muy distinto al repertorio de los dos shows previos en Lima y Santiago, aunque con algunas variaciones.

En uno de los momentos más emotivos del show , cuando Charly invitó al escenario a otro de los compositores más importantes del rock argentino, Luis Alberto Spinetta (“mi ídolo y maestro”), para tocar junto a él Rezo por vos , un cielo que se había ido tiñendo de negro después de una jornada primaveral de temperaturas veraniegas descargó toda su furia sobre Buenos Aires.

Nadie abandonó el estadio. Munidos de paraguas o con precarias bolsas de plástico sobre la cabeza, los alrededor de 40.000 fanáticos de Charly de todas las edades siguieron delirando al ritmo de su música. A algunos incluso se los podía ver bailar solos, algo apartados, dejando caer sobre sí la lluvia en una suerte de ritual íntimo que recordaba a una suerte de Woodstock sin barro.

Pocos días antes, García había prometido un espectáculo visualmente imponente, con fuegos artificiales y personas colgadas de arneses, ideado por el creador del grupo de teatro De la Guarda, Pichón Baldinú. La lluvia dejó en el camino varios efectos; ni siquiera pudieron colocarse todas las pantallas por el viento; pero lo que faltó en efectos especiales, lo proporcionaron los relámpagos que destellaron durante toda la noche sobre el escenario.

El público no dejó de festejar a su ídolo durante todo el show . Lo coreó, le cantó el feliz cumpleaños; muestras, quizá, de un íntimo agradecimiento por poder volver a disfrutar después de tanto tiempo de un show del músico sin que lo interrumpiera de forma abrupta en un brote de ira como era habitual en los últimos años de excesos.

García, por su parte, se mostró bastante suelto sobre el escenario y bromeó más de una vez con su público, como cuando bautizó su show como “el primer concierto subacuático del mundo” o recordó “Siempre que llovió, paró”.

Cubierto con un poncho blanco, se levantó varias veces de la butaca del piano para cantar sobre el borde del escenario, hacer palmas o bailar, animado, junto a Hilda Lizarazu, responsable de los coros; acompañado de una banda que destiló energía, integrada por Fabián Quintiero en los teclados, Carlos Negro García López en guitarra y por el trío de músicos chilenos Kiushe Hayashida en guitarra, Carlos Gonzalez en bajo y Tonio Silva Peña en batería.

Hacia el final del concierto tocó su tema nuevo, Deberías saber por qué , lanzado en cadena a principios de agosto por radios de Argentina y América Latina. Dos canciones después, anunció "un rock para terminar" y tocó la potente Rock and roll yo . "­Esto es rock and roll !" gritó y arrojó el micrófono al suelo para desaparecer tras bambalinas. Luego vendría un primer bis con No me dejan salir y No toquen . Abrazado a sus músicos, de pie sobre el escenario, se despidió con un "Say no more, chau".

Sin embargo, cuando el público ya comenzaba a abandonar lentamente el estadio bajo la incesante lluvia, Charly y sus músicos volvieron al escenario para tocar No se va a llamar mi amor , tema incluido de uno de sus discos más emblemáticos, Piano Bar . La gente volvió corriendo a su lugar. El campo fue una fiesta. "Nos vemos en la próxima tormenta", se despidió Charly. Una vez más, y en contra del pronóstico de más de un escéptico, había hecho historia.

Áncora
Desde 1972, Áncora es la revista cultural de La Nación. Los domingos ofrece variada información y análisis sobre literatura, teatro, danza, cine, artes plásticas, lingüística, arte culinaria, filosofía, ciencias, libros y otros campos de la cultura.
Ámbitos
Este suplemento que se publica todos los sábados tiene como objetivo informarle sobre temas como construcción, arquitectura y urbanismo; pero también sobre esos detalles que hacen de su espacio un ámbito único y acogedor.
Proa
Reportajes, semblanzas, relatos, crónicas y entrevistas se mezclan en esta publicación dominical dedicada a resaltar el ángulo humano de la noticia y a interpretarla.
Teleguía
El mundo de la televisión y el entretenimiento en una revista semanal. Teleguía le ofrece cada domingo un reportaje de un programa o artista de la televisión nacional o internacional. Además, de todos los chismes faranduleros con El Topo.
SERVICIOS En tu Celular En tu PDA Noticias por email RSS Fax Horóscopo Cartelera de cine
QUIENES SOMOS | GRUPO DE DIARIOS DE AMÉRICA | ESTADOS FINANCIEROS | ANÚNCIESE | TARIFARIO | TRABAJE EN LA NACIÓN
© 2009. GRUPO NACIÓN GN, S. A. Derechos Reservados. Cualquier modalidad de utilización de los contenidos de nacion.com como reproducción, difusión, enlaces informáticos en Internet, total o parcialmente, solo podrá hacerse con la autorización previa y por escrito del GRUPO NACIÓN GN, S. A.
Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com
Apartado postal: 10138-1000 San José, Costa Rica. Central telefónica: (506) 2247-4747. Servicio al cliente: (506) 2247-4343 Suscripciones: suscripciones@nacion.com Fax: (506) 2247-5022. CONTÁCTENOS