Ciencias: Maravillas de la genética

¿Por qué nacen bebés gemelos?

Liliana Camacho

Además de nacer con minutos de diferencia, pueden ser idénticos o no y están ligados para siempre

Iguales y desiguales. Los gemelos idénticos son siempre del mismo sexo. Los gemelos fraternos pueden ser del mismo sexo, o bien, uno es niña y el otro es niño. (Foto: Archivo/La Nación).

La propagación de la vida es uno de los milagros que se repite en todos los seres vivos del planeta.

En nuestra especie la madre da a luz, generalmente, un solo bebé, pues este dependerá de ella por muchos años: en la naturaleza las crías que necesitan muchos cuidados nacen en número reducido y son muy espaciadas una de otra. Por esta razón, el nacimiento de gemelos siempre es motivo de alegría, pero, sobre todo, de sorpresa.

Además:
  • Lupa en mano
  • ¿Por qué nacen dos?

    Todo bebé se origina a través del proceso de fecundación. Sin embargo, algo debe ocurrir posterior a este proceso para que se produzca un nacimiento doble o múltiple.

    En el proceso de fecundación, en los seres humanos, un óvulo de la madre y un espermatozoide del padre se unen formando un cigoto. El cigoto es la primera célula del nuevo ser que recién inicia su vida.

    Unas pocas horas después de la fecundación esta célula inicial se divide en dos y continuará dividiéndose para formar cuatro, ocho y más, muchas más, células. Las divisiones repetidas continúan, aumentando el número de células y formando el embrión.

    Cuando el embrión tiene aproximadamente 32 células se denomina mórula. Llamada así por su parecido con el fruto de la mora, es una esfera de células que continúan multiplicándose.

    La mórula llega al útero de la madre aproximadamente 5 días después de la fecundación. Aquí se detendrá y se fijará en la pared del útero, en un proceso conocido como implantación.

    El embrión continúa su crecimiento para transformarse en el blastocito, estadio en el que se diferencian las capas externas que, junto con la pared del útero, protegerán y alimentarán al embrión.

    Este proceso extraordinario permite que una célula inicial, formada de la unión del espermatozoide y del óvulo, se transforme en cientos de células que se organizan y se distribuyen para formar un nuevo bebé. Pero, en ocasiones, se forman dos bebés que son llamados gemelos o mellizos.

    En realidad existen dos vías distintas para dar origen a gemelos. En el primer caso, las células de un embrión bicelular pueden separarse y cada célula se desarrolla como un bebé completo. Este mismo proceso de separación puede ocurrir en un estado posterior, cuando el embrión tiene más células y se forman entonces dos grupos de células que cambian su rumbo de desarrollo y, en lugar de producir un solo bebé, originan dos.

    Esta primera vía da como resultado gemelos que son idénticos entre sí. La razón es bien sencilla: ambos se han originado del mismo óvulo fertilizado. Por provenir de la fecundación de un único óvulo, a los gemelos idénticos también se les llama homocigóticos, que significa "del mismo huevo". Estos gemelos se parecen como una gota de agua a otra y en ocasiones hasta sus propios padres tienen dificultades para distinguirlos.

    Otra forma de originar gemelos se da cuando la madre tiene una ovulación doble y estos óvulos son fertilizados por un espermatozoide distinto. Por provenir de dos óvulos distintos estos gemelos se consideran dicigóticos.

    En este segundo caso, los bebés se llaman "gemelos fraternos" y son muy diferentes entre sí. Un gemelo fraterno podría ser blanco y el otro moreno o bien uno alto y otro bajo y así, sucesivamente.

    En el caso de los gemelos idénticos, ellos son siempre del mismo sexo. Los gemelos fraternos, por otro lado, pueden ser del mismo sexo, o bien, uno es niña y el otro es niño.

    Dos o más

    Los trillizos y otros nacimientos múltiples siguen la misma regla: pueden ser gemelos idénticos o fraternos. En este asunto la herencia juega un papel muy importante. Hay familias en las que el nacimiento de gemelos es un caso muy común. Este es un acontecimiento que siempre causa sorpresa, pero que, como ves, tiene una explicación muy sencilla.


    Lupa en mano

    http://multiples.tqn.com/msubconjoined.htm


    © 2002. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com