Hoy: energiía luminosa

Luz y color

José Alberto Villalobos

¿Cómo se puede descomponer la luz blanca en sus colores constituyentes?

Colores. Los pigmentos de los lápices de color reflejan la luz del color asociado, pero los colores primarios para mezclar pigmentos son amarillo, magenta y cyan. (Foto: Archivo/La Nación).

El Sol es la principal fuente natural de luz y calor para la Tierra y también para todos los demás cuerpos del Sistema Solar.

Todas las fuentes luminosas emiten diminutos paquetes de pura energía concentrada, que los científicos llaman fotones.

La intensidad luminosa de una fuente depende de la cantidad y calidad de fotones por segundo que emita. Los fotones que emite una fuente luminosa viajan a la velocidad de la luz. Dicha velocidad es de unos trescientos mil kilómetros por segundo (300 000 km/s). Cuando los fotones viajan a través de líquidos como agua o de sólidos transparentes como el diamante, su velocidad es menor.

Infográficos:
  • Luz infrarroja y ultravioleta
  • Los colores. La superposición de luces de los colores primarios, rojo, verde y azul produce blanco. La superposición de dos de ellos produce amarillo, cyan o magenta.
  • El prisma

    Además:
  • Asterisco
  • La cantidad de energía de un fotón depende de una propiedad denominada su longitud de onda.

    Luz visible

    Se llama luz visible al conjunto de fotones cuyas longitudes de onda tienen la propiedad de interactuar con el ojo humano y estimular el sentido de la vista.

    Por convención, a pequeños ámbitos de longitud de onda que podemos "ver", se les llama colores (colores espectrales), porque producen en el ojo (en realidad en el cerebro), diferentes sensaciones fisiológicas y sicológicas que nos permiten distinguir unos de otros. Dichos colores llamados a veces los colores del arco iris, ordenados de mayor a menor longitud de onda son: rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul y violeta, esto sin descartar todos los tonos y combinaciones de colores que usted pueda imaginar.

    Los fotones que tienen longitudes de onda un mayores a las del rojo, se llaman infrarrojos y los que tienen longitudes de onda menores que el violeta constituyen el ultravioleta.

    Luz blanca

    La luz que recibimos del Sol es una mezcla de fotones visibles, además de una buena cantidad de ultravioleta e infrarrojo que podría causarnos problemas si nos exponemos sin precaución. A esa mezcla particular de colores (longitudes de onda) la llamamos luz blanca, porque es color natural de la luz con la que estamos acostumbrados a percibir el mundo que nos rodea.

    La luz de fuentes artificiales como bombillos (lámparas incandescentes), fluorescentes, llamas de candelas, etc., no es blanca, porque tiene una proporción diferente de colores espectrales, en los que predominan los tonos rojizos. Tampoco es blanca la luz que producen algunas lámparas de alumbrado público pues emplean la luz producida por la excitación de vapor de mercurio o de sodio.

    Colores primarios

    Cuando la luz blanca pasa a través de un prisma de vidrio, por ejemplo, cada color (longitud de onda) viaja con su velocidad característica y entonces sufre desviaciones típicas, lo cual hace que se separe en los colores constituyentes de su espectro. Algo semejante es lo que causan las gotas de agua que forman un arco iris, en los colores que le vemos a las pompas de jabón y en los que refleja una superficie como la de los discos compactos.

    Los científicos han encontrado que la luz blanca también se puede recomponer a partir de la suma de colores espectrales. El análisis es más simple cuando se usan los tres colores considerados primarios: rojo, verde y azul.

    Si disponemos de tres fuentes luminosas, una roja, una verde y otra azul, de tal manera que podamos controlar su intensidad, es posible crear cualquier color del espectro visible.

    Todo depende

    En sentido estricto podemos decir que los objetos que vemos no tienen color propio.

    Cuando un objeto es iluminado por la luz del Sol (luz blanca) y lo vemos azul, por ejemplo, lo que ha sucedido es que los átomos en la superficie del objeto absorben los fotones de los demás colores y reflejan los fotones "de color azul". Así sucede con el color de todos los objetos que vemos en la naturaleza.

    Pero si ese objeto que vimos azul se iluminara únicamente con una luz roja (o verde), prácticamente todos los fotones se absorberían en su superficie y al no reflejar luz hacia nosotros no lo veríamos, tendría color negro.

    Blanco y negro

    El blanco es entonces el color de la luz que se puede reconstituir por una mezcla de proporciones adecuadas de rojo, verde y azul, igual a la luz del Sol.

    Decimos entonces que un objeto es blanco, si los átomos de su superficie reflejan la luz blanca en las mismas proporciones que la luz de Sol. Desde luego, reconocemos diferentes calidades de blanco, porque la proporción de colores primarios en la luz reflejada por el objeto no es exactamente igual para todos.

    El negro es pues la ausencia de luz y una superficie tiene ese color si no refleja la luz que recibe, es decir la absorbe toda, por lo menos en muy alta proporción.

    Los pigmentos de las crayolas, los lápices de color y las pinturas tienen la particularidad de reflejar la luz del color asociado. Sin embargo, los colores primarios, para hacer mezcla de pigmentos, no son rojo, verde y azul, sino amarillo, magenta y cyan, pero de esto conversaremos en otra oportunidad.


    Asterisco

    El espectro de la radiación:

    http://personales.ya.com/casanchi/did/er.htm

    Luz y color:

    http://www.adobe.com/support/techguides/color/colortheory/light.html


    © 2003. LA NACION S.A. El contenido de nacion.com no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.com